Para muchos la labor como presidente de los #Estados Unidos de América de Donald #Trump ha estado lejos de estar a la altura de uno de los máximos líderes mundiales.

Situación que puede ser discutible, dependiendo la inclinación política de cada uno. Pero en lo que nadie puede argumentar, es que Trump ha hecho bastante ruido desde su llegada a la Casa Blanca.

Una de las últimas medidas que estaría dispuesto a tomar, sería retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París para el Cambio Climático, un compromiso internacional firmado en 2016 por el expresidente Barack Obama y otras casi 200 naciones que se comprometían a bajar la emisión de gases contaminantes del llamado efecto invernadero.

Anuncios
Anuncios

En el pacto medioambiental Obama se comprometió a bajar las emanaciones contaminantes para 2025 entre un 26 y 28 por ciento, en relación a los que se contaminó en 2005.

A pesar de que la medida no está confirmada por la Casa Blanca, distintos medios estadounidenses aseguran que la salida del del acuerdo es una decisión que está tomada y que en los próximos días se llevará a cabo. De hecho el mismo Trump tuiteó al respecto.

En el post el mandamás aseguró que durante los próximos días anunciará su decisión en Rose Garden de la Casa grande, pero que sea cual sea su veredicto será para "Hacer nuevamente grande a América".

Anuncios

La medida del magnate sería la concreción de una de sus promesas de campañas electorales, en las que prometió dejar el tratado para favorecer a ciertos sectores económicos que votaron por él en las pasadas elecciones presidenciales y que han sido perjudicados por este acuerdo, debido a que han tenido que realizar grandes inversiones energéticas para reducir su emisión de gases fósiles contaminantes.

A juicio de Trump, desperdiciar dinero para contaminar menos supone una desventaja frente a China, su principal rival comercial, que también forma parte de este acuerdo y a quien en alguna parte de sus campaña electoral acusó de "inventar" todo lo relacionado al cambio climático con el objetivo de obtener créditos.

Además, según informó la agencia Axios, la decisión de Trump estaría bastante influenciada por un documento firmado por 22 senadores del Republicano incluido el líder de partido, Mitch Mc Conell.

A pesar de la rapidez con la que pareciera que se está tomando esta decisión, la salida del acuerdo sería todo lo contrario, de hecho podría tardar varios meses o incluso años.

Anuncios

Lo que no ha pensado Donald Trump, es que la eventual salida le podría traer serias consecuencias con sus aliados europeos que promueven y que son parte del contrato medioambiental.

Un eventual "enojo" por parte del viejo continente podría significar el cierre de algunos acuerdos comerciales y dejar vía libre a China quien - hasta ahora- sigue formando parte del acuerdo.

Además su auto exilio podría significar la pérdida de influencias, ya que no podría participar más de las reuniones del grupo de más de 200 naciones, por lo que no podrá utilizar la lucha contra el calentamiento global como una de sus banderas de batallas para ejercer su liderazgo como sí lo hizo Obama.

No hay vuelta atrás

Los mismos medios estadounidenses aseguraron que la decisión de Trump habría estado tomado hace varios meses, pero que primero quería escuchar a las distintas partes del en la cumbre del G7 que se realizó durante los últimos días de mayo.

En las reuniones efectuadas tanto el recién electo presidente de Francia Emmanuel Macron y la canciller de Alemania, Angela Merkel, trataron de presionarlo y evitar su decisión final, la verdad es que no llegaron a buen puerto y dentro de la declaración final de la cumbre se determinó que Estados Unidos definitivamente no está en posición de llegar a un consenso sobre la lucha mundial por el cambio climático. En la misma declaración todos los países menos EE.UU reiteraron su compromiso para implementar lo antes posible el acuerdo de París.