El ex integrante de One Direction, Zayn Malik ha sido víctima de la islamofobia dentro de la aduana, donde varias veces lo han tenido que interrogar y examinar por varias horas para asegurarse de que no sea un peligro. Zayn, sin embargo, ya se ha acostumbrado a estas incómodas medidas de seguridad a causa de su nombre, apariencia y crianza musulmana.

En su primera visita a Estados Unidos, declara en una entrevista a Evening Standard, que tuvo que pasar por tres controles de seguridad antes de poder subir al avión. La primera causa, según le habían dicho, es que lo había seleccionado de manera aleatoria, después que su nombre mostraba algo raro en el sistema.

Anuncios
Anuncios

Y al aterrizar, los detuvieron por tres horas interrogándolo. En ese entonces tenía 17 años y aquello se volvió a repetir en su siguiente viaje a ese país.

El ataque a la Torres Gemelas marcó por siempre la historia de Estados Unidos, pero además, siendo ya un mundo más globalizado e interconectado, de todos los demás países. Y ahora con el ataque en el concierto de Ariana Grande, un nuevo capítulo comienza para que el miedo colectivo siga expandiéndose por todo el mundo y nadie parece estar a salvo de cualquier ataque, sea éste por medio de armas o por discriminación.

No obstante, el cantante británico comprende las razones del por qué son tan severas estas medidas de seguridad, especialmente dentro de su propio país, después de los atentados en Manchester y Londres. A pesar de que constantemente está viajando a Nueva York, puesto que su novia Gigi Hadid reside ahí, Zayn está muy al tanto del clima político del Reino Unido.

Anuncios

Zayn, al igual que muchos artistas alrededor del mundo, muestra su tristeza y compasión ante tragedias como las anteriormente mencionadas. Sin embargo, él lleva una carga muy grande, ya que siendo uno de los musulmanes más influyentes dentro de la industria musical, debe caminar por una delgada línea, por la que debe medir todas sus acciones para que éstas sean intachables y den una buena imagen a los demás integrantes de su cultura.

Da mucha tristeza vernos en una situación en la que ya no podremos confiar en nadie y en la que, ya casi inconscientemente, le temamos a alguien por su simple apariencia o por su propio nombre. Y ni siquiera hay que irnos hasta Europa para ver eso, aquí en Latinoamérica sucede muchas veces ante la llegada de sudamericanos a territorio mexicano. Dicen por ahí que los buenos somos más, pero que los malos hacen más ruido.

Yo me pregunto, ¿cuándo será el momento en el que la voz de los buenos sobresalga en comparación con la de los malos? #ZaynMalik