La crueldad que exhiben los grupos delictivos en México parece no tener límites. Luego de que esta semana se diera a conocer que al menos dos cárteles tienen como ritual de iniciación el consumo de carne humana (de sus víctimas), hoy se informó que el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) aprovecha la necesidad de empleo de las personas para conseguir trabajadores.

Esto no tendría nada de extraño ni novedoso, de no ser porque las primeras averiguaciones de las autoridades indican que el nuevo “personal” es reclutado mediante engañosos anuncios publicados como ofertas de empleo y luego retenido a la fuerza en los campamentos de entrenamiento.

Anuncios
Anuncios

Y el hallazgo de restos humanos en el sitio de entrenamiento sugiere que, quienes se negaban a colaborar, no cumplían los requerimientos o enfurecían a sus captores eran asesinados. De acuerdo con una víctima que fue rescatada, unos 60 delincuentes resguardaban a 40 plagiados.

Familias reportan desapariciones

Eduardo Almaguer Ramírez, titular de la Fiscalía General de #Jalisco informó que al menos unas 30 personas terminaron secuestradas por el CJGN, prácticamente en calidad de esclavos, cuando buscaban empleo y respondieron a un anunció que ofrecía diversas vacantes.

La alarma se encendió cuando las autoridades recibieron, entre el 6 y el 13 de julio pasados, al menos seis denuncias de personas desaparecidas en las que los familiares de éstas explicaron que las víctimas habían salido a buscar empleo en respuesta a una convocatoria publicada en Facebook.

En perfiles de esta red social con los nombres de Wendy Valencia, Christian Zavala, Hernández Mayito, Fernanda Gallos y Marco Hernández, se publicó que había vacantes para encuestadores, policías municipales, escoltas o de seguridad privada, entre otros puestos relacionados.

Anuncios

Traslados sospechosos

Antes de desaparecer, algunos de los aspirantes alcanzaron a comentar a sus familias que serían llevados al municipio de Tala para una capacitación pagada. Víctimas que fueron rescatadas por las autoridades narraron que desde esa localidad los trasladaban a la comunidad de Las Navajas.

En este campamento, que curiosamente se ubica cerca de la Zona Militar de la región, personal de la fiscalía jalisciense encontró instrumentos, herramientas y armas que eran empleados en el entrenamiento de los nuevos reclutas para enseñarles a disparar y técnicas defensivas.

Trascendió que, cuando las víctimas llegaban al campamento, los miembros del cártel les notificaban que estaban secuestrados y que su función sería unirse al grupo delincuencial para colaborar y defender sus actividades; además de obligarlos a construir sus propios lugares de alojamiento: cuartos improvisados con ramas y madera.

Detienen al que los alimentaba

En otro de los sitios de adiestramiento, las autoridades hallaron restos óseos los cuales ya están siendo analizados para poder determinar a qué víctimas corresponden.

Anuncios

Además, la fiscalía detuvo a la persona encargada de alimentar a los secuestrados, quienes prácticamente eran esclavos del CJNG.

De este modo, la delincuencia ha sumado un nuevo peligro de vivir en #México… buscar empleo puede ser ahora cuestión de vida o muerte. #Cartel