"El afán de autonomía ha podido llevar a un discurso muy radical, que olvida que el hombre no se crea a sí mismo, sino que ha recibido su vida", de este modo es como se expresa el discurso del Consejo Mexicano de la Familia (Confamilia) en el apartado dedicado al Género en su sitio web. Aunque, en realidad, sobra decir que durante el mes de junio y lo que va del presente mes, dicha asociación, a la par con CitizenGo, ha estado en el foco de atención pública mexicana debido a la llegada y actual circulación del llamado "Autobús de la libertad", lanzado por la asociación española #HazteOir, que promueve un mensaje en contra de la ideología de género.

Anuncios
Anuncios

"El camión del odio"

El ya diversamente llamado en redes sociales "autobús de la discriminación", "autobús anti-diversidad", "autobús transfóbico" o "camión del odio", a partir del 14 de junio, ha circulado por distintos puntos de la República Mexicana, portando las inscripciones: "¡Dejen a los niños en paz!"; "Es perverso decirles a los niños que desde los 10 años pueden tener sexo con adultos y abortar. ¡Sin conocimiento de sus padres!" y "En educación, ¡biología, no Ideología de Género!", mensajes que han recibido fuertes críticas por parte de organizaciones defensoras de los derechos humanos y colectivos de la comunidad LGBTI, entre ellas la organización "Soy Humano".

El famoso y polémico "Autobús de la Libertad"

La iniciativa del ya famoso "autobús del odio" fue originada en España, por la organización ultra-católica Hazteoir.org, desde antes bien conocida por sus diversos movimientos en contra de la integración de la diversidad sexual en la educación infantil.

Anuncios

"Los gobiernos autonómicos podrían estar dañando a nuestros hijos en su obsesión por imponerles un tipo de sexualidad en las aulas", escribió Antonio Velázquez, integrante de HO a través de la junta de firmas en contra de la "Ley de Cantabria de garantía de derechos de las personas lesbianas, gais, transexuales, transgénero, bisexuales e intersexuales y no discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género" en mayo del presente año y continuaba: "(…) Se trata de una batalla cultural y política de enorme relevancia porque los principales afectados serán los que más queremos".

De igual forma, el presidente de la asociación HazteOir, Ignacio Arsuaga en la primera rueda de prensa de lo que, él mismo llama "el bus que no miente [VIDEO]", en respuesta a las múltiples críticas que el autobús recibió desde su inicio de circulación, declaró: "Nuestro objetivo es denunciar esas leyes de adoctrinamiento LGTB, de adoctrinamiento sexual, que se han aprobado en varias comunidades autónomas para imponer a los niños la diversidad sexual, vulnerando la libertad de educación y el derecho fundamental de los padres a educar a nuestros hijos".

Anuncios

Según lo dicho por Arsuaga durante esa misma rueda de prensa, esta iniciativa del "autobús de la libertad" surgió, en parte, como una respuesta radical a las empresas que gestionaban la publicidad en los transportes municipales de las capitales vascas, que unos meses antes de la toma de acción de HazteOir, imprimieron y difundieron sobre sus autobuses las palabras: "Hay niñas con pene y niños con vulva".

Puede entenderse entonces que el objetivo de HO pretende ser la búsqueda del respeto hacia el derecho de los padres de criar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y espirituales, respecto del nacimiento y desarrollo del niño en una dualidad sexual: bien masculina o bien femenina; rechazando rotundamente la propuesta de los estudios de género respecto de descubrirse como ser humano "cisgénero" o "transgénero".

Ahora bien, particularmente en el caso de su país de origen, independientemente de las intenciones correctas que HO sostenía (y que sin lugar a dudas sostiene hasta hoy) su estrategia de difusión, que innegablemente atrajo la atención de los medios desde el inicio al plasmar palabras como "pene" o "vulva" en un llamativo autobús de color naranja, terminó generando una ola incansable de burlas en forma de memes, mensajes de odio y vandalismo, por considerar su discurso de carácter discriminatorio o transfóbico.

Recibimiento en México

Con tal de no repetir la anterior experiencia, las asociaciones internacionales adheridas a HazteOir han modificado en cuestión de forma el mensaje escrito en los costados de los nuevos autobuses; sin embargo, el contenido como tal sigue siendo básicamente el mismo. En Estados Unidos, por ejemplo, se eliminaron las palabras "pene" y "vagina", pero las que las reemplazaron: "Es biología", "Los niños son niños... y siempre lo serán", "Las niñas son niñas... y siempre lo serán", "No puedes cambiar el sexo. Respeto para todos"; sin lugar a dudas, pretenden el mismo fin.

Por otra parte, "En educación, ¡biología, no Ideología de Género!", son algunas de las palabras que, hasta la fecha, pueden leerse en la versión mexicana del "autobús de la verdad", desde su inicio de circulación alrededor de la Ciudad de México el 14 de junio de 2017, y que, de no presentarse incidentes importantes, continuará recorriendo el país hasta el 27 del mismo mes.

Sin embargo, y a pesar de lo arriesgado y audaz de la iniciativa propuesta por HO, a primera instancia, podría considerarse que el recibimiento del mismo por parte de la nación mexicana, ha sido mayormente positivo; no tanto debido a la reacción del colectivo social como tal (que de por sí se ha polarizado fuertemente en redes sociales), sino debido al gran número de asociaciones públicas adheridas a la propuesta: pues, tal como lo indica el sitio web de Hazte Oír, de 60 asociaciones adheridas al HOBus, por lo menos 30 de ellas son asociaciones exclusivamente mexicanas, entre las que se encuentran Infancia Feliz, Profesionales por la Ética y Dilo Bien.

No es de extrañar, por tanto, que la elevada cifra de asociaciones mexicanas adheridas a la iniciativa del bus resulte inquietante, sobre todo para grupos defensores de derechos humanos y colectivos #LGBT que, independientemente del comunicado emitido por el Consejo Mexicano de la Familia (ConFamilia), tras los acontecimientos que tuvieron lugar en España, siguen identificando al autobús como un signo de homofobia, lesbofobia y transfobia.

"Hay tantas personas buenas y malas entre los heterosexuales, como entre los homosexuales.", dice el comunicado liberado a través de Facebook el 13 de junio de 2017, y continúa, alegando nuevamente del derecho primario de educar a los hijos: "Nos negamos a que nuestros hijos reciban cualquier tipo de educación que no esté sustentada en la ciencia y la razón. Por eso, rechazamos la Ideología de Género".

"'El autobús de la libertad'", un paso atrás en el oscurantismo", dijo en cambio Teódulo Cancela, presidente de Soy Humano, AC, a través de un comunicado a AVC Noticias en Xalapa, Veracruz. "Ahora con esto del 'camión de...' ¿cómo se llama? Del 'autobús de la libertad', en donde dicen: 'la biología en contra de la ideología'; la sociedad va avanzando y este tipo de acciones y comentarios (…) son pasos atrás que se están dando socialmente", agrega el activista de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual e Intersexual.

"No eres bien recibido en Monterrey"

De las 22 ciudades mexicanas que el autobús ha visitado o pretende visitar, han sido pocas donde se han reportado reacciones violentas, por parte del colectivo LGBTI; del estado de Puebla, por ejemplo, el autobús fue expulsado por medio de "huevazos", y en Coahuila, Saltillo, los manifestantes provocaron caos vial al bloquear el paso del vehículo, y con él, al resto de los automóviles que transitaban por la zona.

Apenas la semana pasada, a través de un comunicado en Facebook, distintas asociaciones, entre ellas UNESII (Universitarios por la Equidad y una Sociedad Íntegra e Incluyente) de la UANL, y AIRE (Asociación por la Integración, Respeto y Equidad) del Tecnológico de Monterrey, anunciaron la llegada del "camión del odio" a la capital de Nuevo León, y establecieron un punto de reunión para todos los interesados en manifestarse y frenar el paso del vehículo por las calles de la ciudad, con fecha el jueves 13 de julio de 2017.

La cita fue a partir de las 9:00 de la mañana en el entrecruce de las calles de José María Pino Suárez y José María Arteaga (aunque la localización cambió posteriormente dado el movimiento del autobús), donde se llevarían a cabo actividades dedicadas a celebrar la diversidad, tales como presentaciones de artistas de diferentes disciplinas y la participación de Organizaciones No Gubernamentales que se encargarían de difundir información respecto de los Derechos Humanos. El evento estaba etiquetado como "apto para niños" y se llevaría a cabo hasta aproximadamente las 19:00.

Alrededor de las 10 de la mañana, igualmente a través de Facebook, los manifestantes informaron haber encontrado el autobús en el entrecruce de Ocampo y Juárez, cerca del hotel Sheraton Ambassador, y solicitaron, de la manera más atenta, a todos quienes se habían dirigido al primer punto de reunión que les acompañaran a pesar del cambio de logística. Tras haberse reunido, cuando menos una treintena de asistentes rodearon al apodado "camión del odio" con el único objetivo de no permitirle seguir recorriendo las calles de Monterrey; y entre una gran bandera de arcoíris y carteles de protesta con frases como: "Que 2 personas del mismo sexo se casen no desafía a la biología, desafía tus prejuicios", "Tu familia no peligra, lo que sí está en peligro es vivir en igualdad" o "¡Que no te engañen! Mi matrimonio no afecta para nada al tuyo"; los integrantes del colectivo LGBT cubrieron el mensaje que ConFamilia, Asociación Vida Humana Integral, Estoy Bien, y por lo menos veinte asociaciones mexicanas más, pretendían hacer circular por Nuevo León.

A pesar de que se presentaron algunas personas a favor de la iniciativa de HazteOir, dado que el número de asistentes era menor en comparación con los manifestantes, el altercado que se produjo no paso a mayores. "Valió la pena el secuestro", comentó Sure Vazquez a través de Facebook, tras finalizado el encuentro: "Solo cuatro muchachitas paradas enfrente, llegaron a 'apoyar' a su líder, a su Mesías, con su autobús del autoengaño", dijo antes de felicitar a Nuevo León y a todos aquellos que pudieron estar presentes.

Y no era para menos, pues, entre las 3 y las 4 de la tarde, después de que ambos colectivos se enfrentaran entre gritos y reclamos en plan de: "¿Qué respeto?", el "camión del odio" fue escoltado por dos granaderas afuera de la Ciudad de Monterrey, a lo que los integrantes de la comunidad LGBT y todos quienes acudieron para detener su paso, exclamaron a través de redes sociales: "¡Adiós y hasta nunca autobús del odio!"; "Aquí no queremos ni más discriminación ni más discursos de odio, tenemos suficientes", comentaron a través de la página "Juventudes por la Equidad y la Diversidad".

Y seguirá su recorrido

No cabe duda de que este reciente símbolo de la defensa de la educación familiar (para algunos) y de la represión, la ignorancia y la revocación de derechos (para otros) continuará levantando polémica a donde sea que vaya, y más que seguramente, seguirá provocándola durante los días restantes en los que el vehículo se movilice a lo largo de la república mexicana, precisamente porque, y a pesar de que posiblemente es demasiado tarde para considerar una regresión respecto de la lucha por los derechos de la comunidad LGBT, no es difícil imaginar que los defensores de la familia y de la educación tradicional, igualmente, continuarán su pelea por lo que, ellos mismos consideran "derechos primarios de los padres para educar a sus hijos".

A la sociedad solo le resta preguntarse, por tanto, si será siquiera posible justificar la revocación de derechos humanos, alegando de una pronta censura respecto de la "imposición de diversidad" a la que, los niños, tarde o temprano, deberán enfrentarse. #Bus de la libertad