Se viven horas difíciles en #Venezuela. Este miércoles la oposición convocó a un paro cívico de 48 horas, para evitar que se lleven a cabo las elecciones de este domingo de la "Asamblea Nacional Constituyente", en la que #Nicolás Maduro se jugará su permanencia con una especie de súper poder que le otorgaría una eventual victoria y que los retractores a Maduro ven como el paso a una dictadura.

En medio de toda esta convulsión venezolana, se llevó a cabo la reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA). Ahí 12 países miembros - dentro de los que estaba México- exigieron que Venezuela suspenda la elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, debido a que atenta contra los valores de la democracia.

Anuncios
Anuncios

La carta fue leída por el presidente de Paraguay y además de México también firmaron Chile, Estados Unidos, Perú, Guatemala, Brasil, Colombia [VIDEO], Canadá, Argentina, Honduras y Costa Rica. En el documento las naciones involucradas declararon que estas elecciones pondrían el fin definitivo a la institucionalidad democrática venezolana y sería contraría a la voluntad del pueblo que quedó expresada en las elecciones del 16 de julio en el referéndum impulsado por la oposición de ese país.

Tras leerse la carta, Venezuela, Bolivia y Nicaragua manifestaron estar en contra a lo leído y expresado por el grupo de países y solicitaron que el tema no fuera incluido en la agenda del día.

Además la representante venezolana, Carmen Luisa Velásquez aseguró que lo expresado por los 12 países es una petición que viola la naturaleza de los propósitos y principios que están en la Carta Democrática de la OEA, sobre todo los que se encuentran registrados en los artículos 19 y 20 de ésta.

Anuncios

Pero eso no fue todo. Velásquez también leyó un comunicado en la que denunciaba frente a toda la comunidad internacional una serie de agresiones sistemáticas por parte de Estados Unidos y además manifestó el rechazo a la declaraciones del director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, quién hace uno días aseguró que ve con optimismo una transición en Venezuela. Declaraciones que dieron pie para que algunos medios aseguraran que los Estados Unidos están trabajando de manera conjunta con México y Colombia para derrocar a Maduro.

En ese sentido, Carmen Velásquez puntualizó que Venezuela está a la espera de las excusas correspondientes al caso por parte de Estados Unidos y aseguró que hechos como este son una alerta de la amenaza que hay sobre su nación.

Pero eso no fue todo, Velásquez aseguró que su gobierno denunciara a través de los canales diplomáticos correspondientes tanto al gobierno de Donald Trump, México y Colombia por estar conspirando en su contra.

Una medida que se veía venir, ya que el 24 de julio Maduro habló en cadena nacional y le exigió explicaciones a Donald Trump debido a las declaraciones "insolentes" de Pompeo y además aprovechó su espacio televisivo para expresar que los tiempos coloniales ya acabaron.

Anuncios

A pesar de la denuncia a estos tres países, el resto de la comunidad internacional no calló. De hecho en la reunión de la OEA, Costa Rica alertó que la situación que se está viviendo en Venezuela es grave, porque se está "adentrando en las aguas de la dictadura en nuestra presencia"

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, también manifestó la opinión de la organización y leyó un documento en que explicaba las razones por la que decidió impulsar esta discusión entre los países miembros y que espera que Venezuela retire las elecciones de la Asamblea Constituyente, porque no es el deseo del pueblo, pero que la decisión es venezolana.