Por Mitzi Vera

Gracias a los recuerdos de Facebook me doy cuenta de que hace un año estaba en la planeación de mi primer viaje a Europa (Madrid, Francia y Bélgica). Platicando con una amiga me di cuenta de que si lo hubiera pensado tanto, no lo hubiera logrado, nadie podía acompañarme ¿y? no me limité.

Realmente me fui con muy muy poco presupuesto (de eso ya había escrito acá), por lo que les daré el buen o mal consejo de "solo con el vuelo y hospedajes, ya luego ves allá cómo te acomodas". Es real, en Bélgica me quedé a dormir en el aeropuerto por el impuesto feo del mal del que les conté en textos pasados, creo que se lee muy trágico pero la verdad: lo haría de nuevo.

Anuncios
Anuncios

Ese día conocí a dos mexicanas que estudian en Europa y nos acompañamos durante la noche hasta que salió nuestro vuelo a Madrid.

Para el próximo año quiero ir a Londres, empecé a cotizar hostales, vuelos, comidas y realizar cuentas de lo que más o menos gastaré; entonces me percaté de que sí: en noviembre no lo pensé, solo lo hice y luego acomodé itinerarios: con base en lo que llevé de presupuesto, me acomodé. Tuve la mala suerte de que mi IBAN (un código para depósitos de las oficinas de Blasting en Suiza a México) no funcionara, allá me las arreglé con lo poco que junté y las tarjetas. No morí de hambre, no me faltó comida y ahora lo cuento muy feliz.

Recuerda que "el dinero se recupera, viene y va, el tiempo no". Próxima parada: Cuba. #Turismo #Viajes