En #Noruega, la tierra de los fiordos y las auroras boreales, existe una gran cantidad de destinos turísticos naturales e insólitos, tal es el caso de una roca conocida como #Trollpikken o “pene del troll”. Año con año, este peñasco con perfil fálico atrae a miles de viajeros; sin embargo, recientemente, un grupo de vándalos ignotos lo echó abajo con algún tipo de herramienta mecánica, esto de acuerdo a informes de la policía de la región.

La historia comienza el pasado sábado 24 de junio de este año, cuando unas personas iban pasando por la zona y se percataron que la roca Trollpikken había sido seccionada. Rápidamente, alertaron a las autoridades y la policía descubrió laceraciones en la piedra similares a las brocas de un taladro.

Anuncios
Anuncios

Por el momento no hay sospechosos ni detenidos, pero la policía no ha cerrado el caso; por el contrario, tiene la firme convicción de atrapar lo antes posible a los culpables.

Campaña de financiamiento alcanza 200.000 coronas noruegas

Tras el lamentable hecho, agentes de la industria turística, lugareños y la policía de Egersund, ciudad que alberga este excéntrico atractivo turístico, han comenzado una campaña para recaudar miles de euros para reconstruir “el pene del troll”. La campaña se llama “El pene del troll debe ser reerigido”, se realiza a través del financiamiento colectivo en la página web Startskudd, hasta el momento se ha conseguido obtener 200.000 coronas noruegas.

Muchas personas han simpatizado con la causa, incluso personajes de alto rango. Sverre Garpestad, empresario noruego, aseguró que él pondrá la mano de obra para regresar a su lugar “el pene del troll”, manifestó que será necesario utilizar cemento, barras de acero y un helicóptero para elevar el miembro seccionado.

Anuncios

Garpestad está optimista con los posibles logros y, ante medios locales afirmó que: “Tenemos el viagra que hace falta”.

Por su parte, la policía local está siguiendo de forma rigurosa toda pista que lleve al paradero de los culpables y dispuesta a apresar a los culpables. A pesar de que este penoso suceso posee ciertas connotaciones humorísticas; para la población y autoridades de Noruega es un evento bastante serio que está penado con una condena que, de acuerdo a la jurisdicción del país nórdico, puede ser de un año hasta seis años de prisión por los cargos delito ambiental.

Además de ser un delito ambiental, este hecho también representa un problema económico, ya que Trollpikken es uno de los principales atractivos de Egersund. #PeneDelTroll