Desde que se creó a Unión Europea, Polonia siempre ha sido mirada con recelo por parte de las potencias del viejo continente, debido a ser un país extremamente conservador y por ser ultra nacionalista. Dos aspectos que se contradicen con los valores del acuerdo de unidad del viejo continente.

Antes de la llegada de Donald #Trump al poder, se veía muy lejana una posible amistad entre ambas naciones, sin embargo, con el magnate al poder ambas naciones comparten el lema "Hacer grande a América de nuevo".

Pues el ex país comunista comparte las políticas nacionalista y al igual que Trump está en contra de aceptar inmigrantes en sus naciones.

Anuncios
Anuncios

Además su par polaco, Andrzej Duda, también se opone al Acuerdo de París, pues prefiere "soluciones alternativas".

De hecho el mandamás de la Casa Blanca fue recibido con bombos y platillos en Polonia. De hecho dio su primer discurso tras una reunió bilateral en Europa en la famosa plaza Krasinksi y para poder capitalizar la histórica visita del presidente de los Estados Unidos, el gobierno polaco optó en no invitar a la oposición al acto para garantizar un buen resultado.

Eso sí todo indica que el apoyo polaco no es tan grande como lo quieren hacer parecer, pues según la última encuesta de la Pew Research Centre, sólo el 23% de los ciudadanos polacos confían en Trump. #Trump en Polonia