La satisfacción que nos otorga poder comprender al #mundo y tener, en cierto sentido, el control de las apariciones y cosas, nos ha llevado por un camino al que justo ahora comienzan a mostrársele los primeros desperfectos luego del uso, es decir, que recién notamos el daño que hemos causado y las consecuencias directas que pueda tener. Nuestras sociedades suelen tener factores benéficos para nuestras vidas, la forma en que sobrellevamos cada día disminuye la fortísima carga que hay encima de nuestros hombros y espaldas, pero a veces, la comodidad a la que somos acreedores se ve fastidiada por un sinnúmero de complicaciones, esencia directa de la carga negativa de nuestra propia fuerza certera, ya no tanto de las propias en la naturaleza.

Anuncios
Anuncios

¿Qué define un cambio?

Es un vuelco, giro repentino que marca. Para las estadísticas es una anormalidad, suele verse de lejos aunque todos vivamos constantemente fabricando uno. Puede que sea oportunidad invaluable o peligro insuperable, pone a prueba, propone un diferente estar. Lo definen, además, la calidad y cantidad de modificaciones que éste traiga, un solo ingrediente cambia por completo la receta entera, le da otro aspecto al platillo, le apropia una utilización diferente de los implementos culinarios, es decir, que cambia el concepto, transforma el elemento sorpresa, lo sustituye por otro más, muchas veces desconocido que llega para delimitar un sentido y otro.

Dado el profundo manejo que ha intentado tener el hombre sobre la creación propia de la compleja naturaleza, éste ha tenido que imponer condiciones en el terreno, colocarse un escalón por encima de los diversos seres acompañantes, vecinos del mundo.

Anuncios

A pesar de que únicamente sea en el plano de la imaginación y la creación de definiciones presa del deseo de saber, dicha “superioridad” inclina la balanza día con día hacia un plano catastrófico de inestabilidad que no podemos seguir soportando más, es una vergüenza para nuestra civilización el hecho de ser destructores de aquello que nos da cobijo, vida, sustento, realidad. Pero, ¿realmente seremos los responsables de un cambio, quizás, irreversible, de consecuencias adversas? En éste compilado no hay excluidos, todos contamos con una membresía de pertenencia. Acompañamos a la humanidad entera en éste camino de culpa y reflexión. Si bien, no todo lo que hemos hecho ha sido con maldad sino, en su mayoría, con absoluta desatención, eso no nos quita la responsabilidad existente; es inamovible.

El Clima: factor imprescindible que hoy cambia anti-naturalmente

Hemos alterado la Tierra. No tenemos control de nosotros mismos, optamos por querer conseguirlo, sin embargo la meta es ahora lejana, aumenta progresivamente la distancia a medida que se disminuye, es como una sombra inalcanzable que se remarca sobre el pavimento; el hombre no puede con todo.

Anuncios

Arrojamos elementos contaminantes por todas partes, no pareciera importarnos la salud de ningún ser, de ninguna cosa, ni siquiera la propia. Es extraño cuando definimos nuestro avance como “evolución”, ya que quizás, aún después de tanto tiempo no hayamos cambiado lo más importante que afecta a los demás y a nosotros mismos. Aunque poderoso el #Clima suele ser muy frágil, un par de grados más de temperatura en el termómetro global, por ejemplo, pondrían las cosas inacabablemente complicadas para nuestra raza que se debatiría la permanencia en el globo bajo un estado deprimente de caos y de tragedia. Tan sólo basta un poco de algo que pueda ser dañino para arrebatarnos el éxito sobre la faz del planeta y sus habitantes, creemos de manera egocéntrica que nunca actuamos erróneamente y aunque lo sepamos, es raro ver en alguien un vivo deseo de modificarse tras encontrar el error en sí o en sus semejantes.

La Tierra es un cuerpo vivo, un ser inmenso en continuo movimiento. Con la revolución industrial y el incremento notable desmesurado de las poblaciones mundiales y sus necesidades, se sentaron realmente las bases que causan esta contractura del ciclo, la aparición de los combustibles fósiles, la innovación en los mercados textiles, alimenticios y del hogar, principalmente, transformaron de lleno una cultura perteneciente a la consecución de los misterios y tragedias del hombre a lo largo de su historia. Las guerras mundiales interceptaron un deseo de paz e hicieron añicos a la gloria mostrada por milenios. Basura que lo contamina todo, cuerpos hídricos, terrenos boscosos, desérticos, nevados, las mentes humanas educadas para comandar el cuerpo partícipe del juego destructivo, el aire que nosotros y los diversos seres ingresamos a nuestros pulmones, aquél que otorga oxígeno a la sangre que llevamos corriendo. ¡Todo está infectado! Desde la posición más alta que se debaten los distintos hombres hasta la más mínima carecen de seguridad, salubridad y confianza. Se pierden valores como árboles que caen talados sin que nadie tenga consideración acerca de ello. Las leyes humanas no funcionan para con el mundo natural, algunas de éstas dicen protegerlo, sin embargo, no es así.

Del Holoceno al Antropoceno

Hace más de once mil setecientos años comienza una época que actualmente es definida como ‘Holoceno’, durante la misma la Tierra y sus factores propios han mantenido una estabilidad notable que no se transforma sino hasta con la manipulación del hombre a una escala monstruosa. La agricultura no causó tales estragos, al contrario, en aspectos serios favoreció pero luego vino un periodo de supuesto engrandecimiento intelectual por parte del hombre, hubo algo más qué hacer y así, poco a poco pero demasiado rápido comparado con el tiempo natural, la situación se transformó. Este cambio, rotura de normalidad ha sido nombrado con aparente urgencia #Antropoceno, que no es sino un nombre más para definir la destrucción del hombre durante su mínima estadía incoherente. Geólogos han situado en 1945 el inicio del fin, ya que es considerado el “amanecer” de la era nuclear, coincide con la llamada “gran aceleración”. Un periodo que trajo consigo y que perdura a la fecha, un imponente crecimiento de las industrias en todos lados.

¿Estamos muy cerca de un cambio sin retorno?

Sin duda, todo principio debe terminar, por ley, lógicamente, la experimentación debe concluir. Pero, lo que no se comprende verdaderamente es si la humanidad acabará bajo sus propias garras, por las consecuencias arrastradas por sus causas efectuadas, utilizadas para dominar. Hace apenas un par de siglos atrás podría decirse que no se tenían problemas de tal envergadura, a la humanidad dolían otras cosas, a causa diversa pero por lo general presente en la naturaleza, no era, al menos, una alteración contundente, se podría decir que las personas mostraban respeto por el poder superior y la creación, defendiéndola, venerándola.

Los caminos y las formas de andarlos cambian constantemente, está claro que de uno u otro modo una transformación debía venir, pero, ¿acabar con tu misma raza nada menos que por inconsciente?, parece absurdo pero puede que hacia allá nos estemos dirigiendo, a medida que estas letras caen sobre el papel árboles lo hacen en alguna selva o bosque, una familia animal muere también en los océanos y en cualquier región tomada por el hombre, no parece que se detendrá éste proceso, no despertaremos con la noticia de que daremos un descanso a la Tierra para que se recupere, no tomaremos nosotros las riendas de nuestra vida, hay un poder adverso por encima que no nos deja decidir abiertamente o que influye en el accionar.

Si no hay medidas, verdades y consciencia, nuestra historia será contada por otra raza.