Anuncios
Anuncios

Eternamente criticado, cada día se nota más la veracidad de los dichos. ¿Qué no pasa en el Edo. de México? La cantidad de hechos parece increíble, uno nunca imagina un sitio así. Pero claro, no se trata de hacer ver al problema como una circunstancia especial, es evidente se encuentra por todos lados, principalmente en América Latina y otras regiones del globo. Sin embargo, es un acto que alienta ser comentado por su controversia y más aún por las consecuencias que va teniendo, las cuales se convierten en daños difíciles de borrar.

¿Cuál debe ser el tema sobresaliente culpable de estas dificultades?

Uno señalaría el término laboral o el económico, ámbitos de la salud, tal vez, alimentarios o de escasez de recursos, eso ¿quizá, hasta cierto modo serían nociones “aceptables” dadas las características de la mayor parte de las poblaciones actuales alrededor, sin embargo, triste y lamentablemente, todos los temas habidos y por haber relacionados con la #Inseguridad se gestan aquí.

Anuncios

Y es que en este caso no se trata de cómo los medios expiden mensajes acerca de este tema, sino que se ve, se siente en las pieles de los habitantes, paseantes y recluidos. Duele ver la grande herida que permanece abierta, a cada momento un flujo de vida se esfuma a través de ella.

La consecuencia está en todos lados, las causas por ende también abundan a lo largo y ancho del terreno. Calamidad que carcome desde dentro a la sociedad afectada. Es un problema que quizás, ella misma se ha generado, y, como todo ciclo, debe llegar. Si el gobierno que tiene un pueblo es aquel que merece, entonces la culpa es compartida, uno peca de ignorante, el otro lo hace por tramposo. Pero no podemos colocar la responsabilidad total de las acciones de cada cual en una sola persona o conjunto, es imposible, como hemos dicho cada quien construye su futuro, el presente puede moldearlo, experimentar mejorando su vida, sin embargo no hay fuerza que modifique un alma que no quiere hacerlo, es por ende, la subjetividad, la reina culpable.

Anuncios

¿Cómo es que se presenta este catastrófico resultado de aberraciones?

El saludo entre los demonios que hacen doler a la población y esta misma, se da de maneras escabrosas. Dentro de estas las hay de todo tipo. Robos y amenazas suelen ser las afecciones más agradables que uno puede encontrar, e incluso dentro de este rubro hay unas mucho mayores que proliferan y dañan, en fin. Al residente le duelen la oscuridad de las calles, la negligencia del conductor transportista público, le afectan la soberbia y avaricia de prestadores de servicio comunitario social, de quienes manejan los regímenes impuestos y demás. Le pesa, por supuesto, la crítica constante por tener entre sus filas a muchos de los considerados “más violentos” del país. A diario hay secuestros, robos a mano armada, violaciones, acoso, corrupción, da vergüenza reconocer que estas son las principales evidencias que tenemos de que la situación anda verdaderamente mal. Uno de los problemas es que los episodios escabrosos no ocurren cada cierto largo período de tiempo sino que son continuos, comienzan a hacerse parte de las características de los municipios, del estado.

Anuncios

Es triste, uno debe encomendarse a dioses o a la suerte personal cuando se pone un pie sobre una vagoneta, sedán o autobús, el peligro acecha por donde sea que te encuentres.

¿Hay respuesta por parte de las autoridades?

Cuentan compañeros habitantes que llegaron antaño que las cosas no han cambiado mucho exactamente. Que las posturas son tan parecidas que es difícil encontrar alguna diferencia, y ésta en todo caso no sería trascendental en todo sentido, es decir, en pocas palabras, que lo malo de hoy es lo que se sabe desde el pasado. Pero ¿es la autoridad la culpable del descarrilamiento de una población entera? Si bien posee una posición que limita cualquier tipo de defensa, los individuos a veces parecen ser incontrolables. Una ley no forzosamente cambiará el pensamiento, ese es el problema. Aunado a ello el interés subjetivo de cada cual delimita ciertas acciones y comportamientos que quedan fuera de las manos de terceros. Entonces, quizá lo que haga falta sea erradicar el problema desde la raíz, pero modificar las enseñanzas a un pueblo que tiene tan arraigado este tipo de eventualidades parece difícil de concebir, sin embargo, no hay otro modo que parezca poder resolver la inclemencia verdaderamente.

¿Quién participa de todo esto?

A decir verdad, hoy día todos somos culpables en parte de los males del mundo, poseemos un porcentaje, grande o pequeño de la grandísima culpa. Puede que indirectamente seamos cómplices de los delitos cometidos, aunque veamos o experimentemos, rara vez intentamos que se pague la condena justa y necesaria, el temor nos hace víctimas débiles insensatas. Hará falta tomar acción para cambiar.

¿Dónde se le notan los achaques al Estado de México?

Sin exagerar el problema, este tipo de cuestiones se notan por todos lados. Como mencionamos antes, hay elementos que son comunes aunque no lo deberían, en este caso, podríamos imaginar que los robos y otros ataques en la vía pública son de lo más convencionales, el atraco en el puente peatonal o en la calle angosta y oscura, el asalto a autobuses es también cotidiano, pero a diferencia de ello, instalaciones tales como el Metro, Mexibus, no habían sido punto clave para delinquir, en los últimos meses, esta calamidad aumenta progresivamente. Parece ser que esto se sale de control indeterminadamente. #Violencia #Edo.Mex.