Anuncios
Anuncios

#Venezuela atraviesa uno de los peores momentos de su historia, el llamado "Socialismo del siglo XXI" parece haber llegado para quedarse por mucho tiempo, implantando el conformismo, el facilismo y la miseria en toda la población, mientras los venezolanos esperan que la oposición pueda derrocar al dictador Nicolás Maduro el cual se encuentra atornillado en la silla presidencial en el Palacio del Miraflores, las extensas colas por alimentos, la desesperación y el desabastecimiento siguen siendo tangibles en la #Calle, la situación cada día se vuelve más crítica y menos manejable para el gobierno comunista, el cual ha insistido en reiteradas ocasiones a través de diversos voceros, en defender la república con las armas y con sangre de los ataques imperiales, que se han intensificado tras las últimas sanciones impuestas por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

En medio del desarrollo de todo este caos, las personas del común son las que sufren más, el venezolano que gana sueldo mínimo, el que todos los días debe tomar el transporte público y el que todos los días la inseguridad lo asecha sin saber si volverá a salvo o con vida a su humilde morada junto a su familia, pero tras el telón de esta macabra obra de teatro que ha montado el gobierno comunista de Maduro para mantenerse a toda costa en el poder, los infantes también llevan una pesada carga; es notable que debido a la hiperinflación por la que atraviesa el país, a las familias se les hace todos los días más complicado mantener a sus hijos y muchos padres han optado por dejar que los pequeños salgan a mendigar en los suburbios y locales.

Anuncios

Vas a una panadería y te conseguirás un grupo de niños hambrientos

En toda las poblaciones de Venezuela en cada esquina siempre existen locales con panaderías, en el caso de que se consiga pan estarás de suerte, sino tendrás que conformarte con llevar lo que sea para resolver la cena, pero lo cierto es que al pisar uno de estos establecimientos, sentirás miradas vigilantes, siempre atentas a un ademán de regalía, son solo #Niños y niñas, de unos 5 a 10 años de edad, mayormente su ropa está desgastada y su mirada algo perdida, las palabras que llegan a coordinar siempre son: " Señor me da algo para comer" o " tengo hambre, me regala un pan", el peso en sus cuerpos es casi nulo, su masa corporal ha desaparecido y deja ver los huesos de sus costados y rostros demacrados, la ansiedad de comer algo es notable, la niñez y la felicidad que se merecen o que un día tuvimos nosotros jugueteando con amigos o esperando un dulce a desaparecido por completo, a ellos, solo les queda esperar que alguien se apiade y les dé un trozo de algo que pueda masticar para no acostarse con el estomago vacío.

Anuncios

¿Donde están los gobernantes que prometieron servir a las familias de escasos recursos?, muchos se llenan la boca diciendo que la bolsas de comida que reparte el "gobierno revolucionario" son suficientes para resolver la crisis, lo cual ante los ojos de alguien con suma conciencia resulta ser una total mentira; lo cierto es que mientras los políticos de la oposición y los que apoyan ciegamente a la causa comunista que asesina a Venezuela, muchas familias se acuestan sin comer, muchos hurgan en la basura y muchos niños y niñas se seguirán rogando por un trozo de lo que sea comestible, ¿que viva la revolución?