Anuncios
Anuncios

Nada qué hacer para Steve Bannon. El consejero preferido del presidente norteamericano #Donald Trump fue despedido de su cargo. Ha sido la primera pieza que cae en la administración del magnate, luego de las tensiones raciales de los últimos días. A pesar de que el jefe de estrategia de Trump ha triunfado en todas sus misiones, el jefe de Estado estadounidense decidió sacrificarlo. Las luchas internas en el gobierno norteamericano han sido cada vez más duras y el personaje populista ha perdido terreno.

Según Maggie Haberman, periodista del diario The New York Times, el presidente anunció la decisión de despedir a Bannon a algunos miembros del staff.

Anuncios

En un comunicado oficial, la Casa Blanca declaró que el jefe del gabinete, John Kelly, y el mismo Steve Bannon acordaron juntos que hoy será el último día de trabajo de Steve. “Estamos contentos de su servicio y su trabajo y esperamos lo mejor para su futuro”, se lee en el texto.

El despido de Steve Bannon

De acuerdo a algunos medios, el despido de Bannon se lleva a cabo después de que ofreciera declaraciones (que él creía eran off the record) en las criticaba duramente a algunos de sus colegas de la #Casa Blanca y expresaba diferencias conceptuales con las ideas del presidente Trump en materia de política internacional, especialmente en el caso de Corea del Norte. Indiscreciones que le llegaron oportunamente a Trump para impulsar la salida del personaje de extrema derecha. Esa entrevista molestó muchísimo a Trump, quien junto a varios miembros del gobierno estaba esperando el momento de anunciar el despido.

Anuncios

El nuevo (viejo) trabajo en Breitbart News

Alex Marlow, quien se desempeña como jefe de redacción de Breitbart News, anunció que Bannon será el “presidente ejecutivo” y que plasmará en la página de información la política y la agenda del presidente Trump. Después del anuncio, Bannon declaró a Bloomberg que se siente aliviado con la noticia porque así logrará ser más influyente desde afuera: “Déjenme que les aclare algo: soy yo quien deja la Casa Blanca. Y seguiré dando la guerra con Trump en contra de sus enemigos, en el Congreso, en los medios de comunicación y entre los empresarios de Estados Unidos”.

La supuesta renuncia

Hay quienes sostienen que fue Bannon quien presentó su renuncia el pasado 7 de agosto, pero que la confirmación de su retiro fue pospuesta luego de los hechos violentos en Chalottesville en los que murió Heather Heyer.

Horas después del trágico hecho, Trump dijo en una conferencia de prensa que habría que esperar a ver qué estaba por suceder. El magnate no defendió a su mano derecha después de haber dado espacio a los extremistas blancos de derecha.

Anuncios

Bannon ha sido despedido como Anthony Scaramucci, quien fue por pocos días el jefe de prensa de Trump. El presidente norteamericano anunció el despido de Scaramucci el pasado 31 de julio después de que el mismo dio una entrevista en la criticaba con un lenguaje inapropiado a varios asesores de la Casa Blanca, entre ellos el mismo Bannon.

Los enemigos en la Casa Blanca

La noche de los choques en Chalottesville, Bannon habría dicho al director de la revista The American Prospect, Robert Kuttner, que la estrategia para vencer a sus rivales internos era que se estaban asustando. Dijo que eran unos payasos y que él los había explotado para ganar las elecciones. También dijo que la promesa de Trump de reaccionar con “fuego y furia” a los ataques de Corea del Norte no era cierta.

Entre los enemigos de Bannon en la Casa Blanca sobresalen el nuevo jefe de staff, John Kelly, el consejero para la seguridad nacional, H.R. McMaster, y el yerno de Trump, Jared Kushner.

Si Bannon seguirá siendo influente en las políticas de Trump lo dirá sólo el tiempo. Cierto es que la estabilidad del gobierno del magnate republicano sigue siendo una quimera. #Estados Unidos