El alcalde de #Houston, una de las ciudades más golpeadas por el huracán #harvey en Texas, ha demostrado su solidaridad hacia los inmigrantes, declarando que las autoridades no pedirán documentos de identificación a los extranjeros que pidan ayuda. Mientras las digas de la zona están cediendo por las fuertes, el número de muertos provocados por el fenómeno natural se ha elevado a 47. Muchos de ellos han sido personas que no pidieron ayuda a los cuerpos de la protección civil y perdieron la vida durante las inundaciones. “Pidan ayuda, nadie será deportado - aseguró el alcalde de Houston, Sylvan Turner - […] Yo los defenderé personalmente. No hay ninguna razón por la que no puedan pedir ayuda.

Anuncios
Anuncios

Estaremos a su lado en primera fila: si alguno intenta deportarlos, estaré allí para defender sus derechos”.

Según los cálculos del Pew Research Center, en Houston viven más de 600.000 inmigrantes sin papeles en regla. Esto se debe a que en Houston no se aplican muchas de las rígidas leyes federales sobre la deportación de inmigrantes irregulares. Sin embargo, en el resto de Texas no es así. Y con las nuevas políticas anti-inmigrantes del presidente Donald Trump la situación se ha puesto más grave. El temor de las autoridades es que los inmigrantes no quieran pedir ayuda durante la emergencia del huracán Harvey y pongan en riesgo su vida para evitar ser identificados.