Anuncios
Anuncios

Unas tres docenas de supremacistas blancos se reunieron el sábado por la noche en la estatua de Robert E. Lee en Charlottesville, Virginia, llevando antorchas Tiki y cantando: "Volveremos". La manifestación en el Emancipation Park, antes Lee Park (en conmemoración a unos de los líderes sureños de la Guerra Civil norteamericana), duró menos de media hora.

El líder de la protesta, Richard Spencer, un personaje del "#Alt-Right" o la llamada extrema derecha norteamericana, aprovechó la plataforma Twitter para burlarse del alcalde de la ciudad, Michael Signer, después de que este tildara de despreciable la presencia del grupo de supremacistas blancos y reiterara que no eran bienvenidos en la ciudad.

Anuncios

La supremacía blanca en Charlottesville

El regreso de este grupo ha sido tildado de provocación, ya que han decidido apersonarse en el mismo lugar en el que dos meses atrás la activista Heather Heyer perdió la vida a manos de un miembro de este grupo, quien la atropelló con su automóvil durante una manifestación antifascista.

La presencia de este grupo el día de ayer cantando consignas ha llamado la atención de los medios y de los políticos locales, y genera preocupación entre la sociedad civil norteamericana.

Anuncios

Especialmente, después de oír las declaraciones del presidente Donald Trump [VIDEO] en las que, en vez de condenar los hechos ocurridos en agosto, afirmó que había "muy buena gente" de lado de los supremacistas blancos.

Las protestas en Twitter no se hicieron esperar, a pesar de tratarse de una manifestación que no alcanzó la decena de personas. Aunque los supremacistas blancos apelan a su derecho a la libertad de discurso y de expresión, los ciudadanos de #charlottesville y del mundo no concuerdan con su línea de pensamiento. #Supremacistas Blancos Estados Unidos