Anuncios
Anuncios

Los feligreses congregados en la iglesia bautista del Sutherland Springs, una pequeña ciudad a unos 56 km de San Antonio, Texas, nunca se imaginaron el destino trágico que tendría su domingo. Lo que parecía una visita normal al templo, resultó en uno de los episodios más tristes en la historia de este pueblo de menos de 500 habitantes. El tiroteo masivo [VIDEO] dejó un saldo de 26 fallecidos y cerca de 30 heridos.

Entre las víctimas fatales se encontraba Crystal Holcombe, una mujer que criaba cabras y producía queso casero en su hogar, junto a sus cinco hijos. Crystal estaba embarazada y tanto ella, como tres de sus cinco hijos, fallecieron producto de los disparos.

Anuncios

Sus otros dos hijos se encuentran ingresados en el hospital. Asimismo, su suegro, Bryan Holcombe, un ex-pastor que trabajó en el ministerio de una prisión del estado, también murió producto de los disparos.

La hija de Frank Pomeroy, el pastor de la iglesia, también ha sido confirmada como una de las víctimas mortales. Annabelle Pomeroy de 14 años también se encontraba dentro del templo cuando ocurrió el tiroteo. Segúyn su tio, Scott Pomeroy, el cielo ha "ganado un ángel hermoso esta mañana". La policía de Texas ha dicho que la edad de los muertos oscilaba entre cinco y 72 años. A pesar de ser la segunda tragedia de este tipo en menos de dos meses, el presidente norteamericano Donald Trump [VIDEO] no cree que se trate de un problema con el porte de armas de fuego, sino más bien se trata de un problema de salud mental de los autores de los atentados.

Anuncios

#Devin Kelley #Tiroteo Iglesia Texas #Víctimas tiroteo iglesia Texas