Anuncios
Anuncios

La activista de #Black Lives Matter, #Erica Garner, murió después de una semana en el hospital en el que fue ingresada tras sufrir un ataque al corazón. Erica tenía 27 años, era madre de dos hijos y, sobre todo, la hija de Eric Garner, un hombre que fue asesinado por miembros de la policía de Nueva York en 2014, tras infringirle un estrangulamiento policial ilegal a plena luz del día. Eric se encontraba vendiendo cigarrillos a las afueras de una tienda a plena luz del día.

Después de este suceso, que desde entonces ha quedado impune, Erica se convirtió en una de las figuras principales del movimiento "Black Lives Matter" y una apasionada activista, convirtiéndose en una defensora y luchadora de la reforma de la justicia penal y el fin de la brutalidad policial en Estados Unidos, especialmente, en contra de la población negra.

Anuncios

Hace cuatro meses, Erica dio a luz a su segundo hijo al que llamó Eric III, en honor a su padre. Erica sufrió de sus problemas de corazón al enterarse de su embarazo, por lo que su condición era bastante delicada desde hacía unos cuantos meses. En una reciente entrevista, Erica Garner afirmó estar "luchando con el estrés" que genera tratar de luchar con un sistema que siempre encuentra maneras de vencerte.

Según la madre de Erica, Esaw Snipes, su hija sufrió un episodio de asma que conllevó a un ataque al corazón. Al ser ingresada al hospital fue puesta en coma inducido; durante el ataque al corazón, el cerebro de Erica no tuvo acceso a oxígeno por mucho tiempo lo que trajo como consecuencia un daño cerebral que eventualmente le costaría la vida.

No puedo respirar

Eric Garner, que tenía 43 años, murió en Staten Island en julio de 2014 después de que un oficial de policía blanco lo sometió a un estrangulamiento ilegal, durante un arresto por la presunta venta de cigarrillos sueltos no gravados.

Anuncios

Él también sufría de asma. Sus últimas palabras, "No puedo respirar", se convirtieron en un lema para los activistas que protestaban por la brutalidad policial contra los afroamericanos. El oficial, Daniel Pantaleo, no fue acusado y permanece empleado por el departamento de policía de Nueva York. La decisión de no presentar cargos generó grandes protestas en la ciudad de Nueva York.

#Policía Nueva York