Como todos sabemos, Estados Unidos es un país en el que el racismo ha sido erradicado absolutamente y nadie va a sacar conclusiones de una escena que observe tomando como base el color de la piel de los que la protagonizan.

Por ejemplo. Nadie en su sano juicio pensaría que un policía de una ciudad como Los Ángeles podría llegar a pensar que una pareja que pasea cariñosamente por la calle sería tomada por una prostituta y su cliente bajo el único indicio de que él fuera de raza blanca mientras ella fuera de raza negra. Sin embargo, para sorpresa de todos, eso es lo que pasó en esta cosmopolita y acogedora ciudad del estado de California.

Anuncios
Anuncios

La verdad es que es lo que pasa todos los días, pero ya entendéis la ironía.

La actriz Danielle Watts se encontró de pronto esposada e introducida en un coche acusada de un delito de prostitución ante la sorpresa de su marido que intentaba explicarles que eran marido y mujer. Claro que es lo que diría todo cliente, con lo que realmente tampoco puede esperarse que la policía atienda a razones y se plantee que tal vez se equivoquen.

Por supuesto la cosa cambió cuando trataron de identificarla y descubrieron que, lejos de ser una prostituta, era una actriz de éxito y que posiblemente pudiera aplastarles con su cartera. A partir de ese punto todo fueron parabienes y explicaciones. Llegados ya a casa, la pareja publicó las fotos en Facebook y desde ahí llegaron a la opinión pública, que las difundió.

Anuncios

Al final no pasó nada grave, nadie acabó en el calabozo y nadie intentó cobrarse gratis los servicios de la supuesta prostituta aprovechando las esposas y que nadie miraba (lo cual no pasa nunca en una comisaría ¿verdad?). Todos volvieron a sus casas sanos y salvos y según parece la cosa no pasará a mayores porque, por lo que ha transcendido, la intención de la pareja es olvidar el asunto cuanto antes y no volver a pasar jamás por una situación tan denigrante.

Cosa distinta es pensar que hubiera pasado si en lugar de una actriz famosa hubiera sido una joven, digamos una trabajadora de una tienda de ultramarinos, que no tuviera una entrada en Wikipedia para demostrar su identidad y que pudiera permitir a los policías "sospechar" que se estaba sacando un sobresueldo dando mucho amor a un blanco. Pero eso jamás pasaría en Estados Unidos ¿Verdad? #Cine