Paris Hilton tiene seis perros y dos gatos ya en propiedad. Sin embargo, la joven y rica señorita de alta sociedad se ha decidido a añadir un nuevo espécimen a lo que empieza a parecer un pequeño, en más de un sentido, zoológico de rarezas. En este caso se trata del autodenominado, bueno técnicamente lo han denominado sus criadores pero ya me entendéis, teacup pomeranian más pequeño del mundo.

Paris Hilton adquirió al cachorro cuando este tenía cinco meses, mientras estaba en Nueva York para la semana de la moda que se celebra en esta ciudad. Según una de las redes sociales de la criadora, el pequeño perro, llamado Mr.

Anuncios
Anuncios

Amazing, apenas si mide dos pulgadas y media (seis centímetros y medio) de largo y apenas una pulgada (dos con seis centímetros) de alto. Además actualmente apenas pesa dos libras (alrededor de novecientos gramos), aunque evidentemente estas medidas acabarán por aumentar cuando el cachorro alcance la edad adulta. Sin embargo, a la edad que tiene es el perro de esta raza que tiene un menor tamaño, con lo que es de esperar que a la edad adulta siga teniendo unas medidas por debajo de las de sus compañeros de raza. Sin embargo, este perro no se lo han vendido precisamente al peso, ya que es posiblemente uno de los perros más caros de todos los que el criadero tenía en ese momento entre su oferta. Estaríamos hablando de que el capricho le ha salido a la joven heredera por nada menos que trece mil dólares.

Anuncios

Ahora Paris Hilton ha decidido que el nombre de Mr. Amazing no es el adecuado para el perro y ha pedido a sus fans en las redes sociales que le hagan sugerencias para el nombre que debería llevar para siempre este adorable perrito en su collar. Entre estos, uno de los que por ahora más éxito ha tenido es Snowball (Bola de nieve) posiblemente por el aspecto de bola de pelo blanca que tiene en este momento el cachorro de pomeranian que, a pesar de su pequeño tamaño, ya tiene el mismo pelo que si fuera un adulto.

Hasta que encuentre el nombre adecuado para su pequeño cachorro algo está claro, el diminuto animal es su nuevo bebé.