Aécio Neves es el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña a la presidencia del país con mayor poder económico de toda Sudamérica y, actualmente, es el candidato con mayores posibilidades de obtener el cargo según las encuestas que hace poco han salido a la palestra.

Nacido en la capital del estado de Minas Gerais, al este de Brasil, es licenciado en Economía por la Pontificia Universidad Católica de Minas Gerais. Es nieto del expresidente Tancredo Neves, de quién adquirió sus primeras experiencias políticas y dirigente del partido más conservador de los que entran en liza por la presidencia.

Originalmente un partido de centroizquierda al momento de su fundación, el Partido de la Social Democracia Brasileña se desplazó hacia la derecha luego que Fernando Henrique Cardoso forjara una alianza con el derechista Partido del Frente Liberal y fuera elegido Presidente de Brasil.

Anuncios
Anuncios

Ahora el partido de Aécio Neves trata de convencer en Brasil de lo mismo que hace unos años trató de exponer en España el actual presidente. Si la economía baja es por culpa de la izquierda y solo de la izquierda, mientras que si la economía sube es por las acciones de la derecha y únicamente de la derecha. Es una vieja canción que se entona en todos los países y que hace mucho que dejó de ser verdad.

Sin embargo es una canción que suena muy bien cuando estás sin trabajo y no entiendes la razón. Es más fácil culpar a un gobierno que a la mala suerte o la incapacidad personal. Y cuando un partido de ricos y para ricos promete el sueño de ser ricos a todos los ciudadanos muy pocos piensan en que nadie es rico si todos lo son. Que el mejor camino que tiene nadie para ser rico es que otros sean pobres y que un partido en el que mandan los que ya tienen el dinero empujará la economía a que les entregue aún más dinero exprimiendo a la población común.

Anuncios

Puede que mañana Brasil sea conservador y puede que mañana Brasil crezca, pero no será a favor de los brasileños si eligen a quién no quiere el bien de la población.

Esperemos que el Partido de la Social Democracia Brasileña sea el único partido de derechas que resulta ser de izquierdas. Aunque solo sea por el bien de los brasileños si las encuestas están en lo cierto y despertamos en unos días con Aécio Neves en el asiento presidencial del principal motor de Sudamérica.