El Doctor Carlos Álvarez Montoya tiene muchos pacientes que atender a lo largo de la semana, a cada uno le da el tiempo que es necesario para atenderlo en la consulta del hospital, pero hay otros que son doctores veteranos que les preguntan: ¿qué les pasa? Les hace una receta sin revisarlos siquiera y en cinco minutos están fuera del consultorio.

Imaginarán que cada doctor usa su tiempo para con los pacientes de la forma en que desea y no en la que debería ser.

Hace dos semanas atrás en la guardia de un hospital comentó el actor Al Pacino, que estaba esperando a que le atendieran cuando comenzó a padecer un dolor fuerte en el pecho y a tener náuseas, de inmediato se acercó a la puerta del consultorio donde atendía el médico y le dijo que se sentía mal, si podía atenderlo urgentemente porque no aguantaba el dolor en el pecho y espalda que sentía.

Anuncios
Anuncios

El actor Al Pacino es diabético y padece siempre presión alta, en realidad a Al Pacino le estaba dando un infarto. El médico en turno, era uno de esos viejos doctores que hacía guardia, porque no tenía nada que hacer en su casa, pero que solo buscaba hacer dinero con horas extras al consultorio que atendía.

En ese instante el doctor Carlos Álvarez Montoya es residente en ese hospital. Cuando vio que el médico solo le había tomado la presión así nomás y le dijo que solo era un dolor muscular. El doctor Carlos Álvarez Montoya, no pudo dejar de intervenir y le dijo a Al Pacino que se ve que le estaba faltando el aire, que se subiera de inmediato a la camilla. El dolor y presión fuerte que sintió aún más en su pecho estaba dando como resultado un infarto.

El médico veterano, comenzó a gritarle al médico residente de por qué se metía cuando ya había dado el diagnostico.

Anuncios

El doctor Carlos Álvarez Montoya sin contestar, enseguida llamó a más enfermeras y al cardiólogo de la guardia, ignorando al veterano médico de la guardia. Enseguida lo llevaron a terapia intensiva y a darle el tratamiento adecuado.

Molesto el doctor Carlos Álvarez Montoya con el médico principal, se acercó a este y antes de que comenzara de vuelta a gritarle, le dijo en su propia cara: que los pacientes deben tener vida y no quitársela, solo para cobrar un salario extra amén del fijo que tiene. Pareciera que el tiempo que lleva de médico no había aprendido nada del juramento que hace un médico al recibirse, que es el de salvar vidas. Continuó diciéndole que la vida es lo más apreciado que una persona puede tener y que si quiere en el informe que debía hacer, debería poner que él salva vidas y que con la gente no se lucra.

Fue toda una lección que le dio a este médico veterano de guardia, dado por un médico residente y que lógicamente Al Pacino ya ha demandado al médico en cuestión. #Salud #Televisión