El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó este lunes la revisión de un total de cinco demandas interpuestas en la misma cantidad de estados en contra de la posibilidad de que personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio legalmente en ellos. Esta decisión del máximo órgano judicial de Estados Unidos supone el refrendo de los dictados a favor de este tipo de uniones que se habían realizado en cada uno de estos estados y , por tanto, significa que de manera irreversible (al menos en tanto un poder legislativo no decida crear otra ley que la contradiga de manera frontal) la unión de personas del mismo sexo es legal en cada uno de estos cinco estados.

Anuncios
Anuncios

Eso eleva la cifra de estados que permiten la unión de personas del mismo sexo a un total de veinticuatro de los cincuenta estados, a lo que había que añadir el Distrito de Columbia, donde se sitúa la capital de la nación. Según los expertos, el rechazo de la Corte ha sido una sorpresa, ya que la demanda fue planteada de manera conjunta por cinco Estados y se trata de uno de los asuntos sociales que han marcado el debate público en la última década.

El año pasado fue uno de los que mayores avances en este ámbito nos trajo y posiblemente el año en curso sea el de la consolidación de una tendencia que, al menos en Estados Unidos, empieza a ser considerada como irreversible. En la mente del estadounidense medio empieza a calar la idea de que las uniones entre personas de un mismo sexo deben ser permitidas o al menos toleradas.

Anuncios

Lo que acabará llevando a un apoyo o al menos a una falta de oposición a este tipo de uniones que, con el paso de los años acabará en una equiparación que incluya otro tipo de aspectos como puedan ser el social o, en el ámbito legal, determinados temas como la herencia, la viudedad o la adopción.

Determinados cambios que tuvieron lugar hace unos meses están llevando actualmente a una cascada legal que llegará a arrastrar con ella muchos de los prejuicios legales que se tiene ante los homosexuales, como pueda ser por ejemplo el hecho de que actualmente determinados seguros médicos que afectan a todo cónyuge no afectasen al cónyuge en una pareja homosexual.

Es un paso más en el camino hacia la igualdad total.