Ya es oficial: la auxiliar de enfermería española contagiada de ébola, Teresa Romero, ya está curada. Así lo confirmó ayer el equipo médico que se ha encargado de su caso. Tal y como señaló el jefe de enfermedades infecciosas del hospital La Paz-Carlos III de Madrid, José Ramón Arribas, "se cumplen los criterios de curación determinados por la Organización Mundial de la Salud". De este modo, Teresa Romero se suma a la minúscula lista de personas curadas en occidente.

Queremos señalar el hecho de que esta lista es minúscula porque en los países ricos del primer mundo ha habido muy pocos enfermos. Por el momento, exceptuando a las personas repatriadas desde África occidental, solo se han diagnosticado cuatro casos fuera de África: tres en Estados Unidos y uno en España.

Anuncios
Anuncios

La curación de Teresa Romero, o el fallecimiento de alguno de los repatriados, no hubiera sido noticia en África occidental, donde ya se han registrado más de 9.200 casos y 4.500 muertos. Que allí uno secure del ébola, o que muera otro a causa de esta enfermedad, no es noticia, sino el día a día.

Por el momento, sin embargo, la comunidad internacional no se decide a poner freno a la epidemia que se expande por África occidental y comienza a extenderse al resto del mundo. En efecto, mientras que en Guinea-Conakry, Sierra Leona y Liberia siga descontrolada la epidemia, más riesgo existe de que se convierta en una catástrofe de proporciones globales.

Únicamente Cuba está respondiendo al problema con celeridad y eficacia. Con más de 250 médicos y enfermeros enviados hasta el momento a Sierra Leona y Liberia, espera enviar hasta a 461.

Anuncios

Por el momento, el país caribeño está a la cabeza por lo que a la lucha contra el ébola respecta. Tanto es así, que hasta en Estados Unidos, tanto los medios de comunicación como miembros del gobierno, han elogiado a Cuba. Desde este punto de vista, se ha afirmado que Estados Unidos y Cuba colaborarán en la lucha contra el ébola.

No obstante, aunque la ayuda de Cuba es mucha en comparación a la enviada por el resto de países y en proporción a su capacidad de auxilio, no será suficiente para frenar la epidemia. Desde este punto de vista, la actitud del resto de países debe cambiar, de lo contrario el riesgo de que esta crisis lleve a una catástrofe aumentará. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Ébola