El Sínodo de la Familia que culminó hoy en el Vaticano, con una misa oficiada por su Santidad El Papa Francisco, dejó abiertas las puertas del corazón de la Iglesia Católica a los divorciados y casados en segundas nupcias para que puedan comulgar, mientras se pide para los Gays y Lesbianas que "Deben ser acogidos con respeto y delicadeza dentro de la Iglesia".

Aunque se firmó un documento que se hizo público el lunes, con una votación de un 90% en el que se deja claro que la Iglesia cambiaba su tradicional escepticismo con relación a estas dos cuestiones, tan cruciales para la sociedad actual. El resultado obtenido fue el siguiente: para que los divorciados puedan comulgar 104 votos a favor y 74 en contra, para que los gays y lesbianas fueran tratados con respeto y delicadeza 118 a favor y 62 en contra, lo que se deja entrever que no hay un criterio unánime entre progresistas y conservadores.

Anuncios
Anuncios

El resultado de estas votaciones será enviado a todas las Conferencias Episcopales y serán las bases para el próximo Sínodo que se realizará en el año 2015. Este Sínodo evidenció la división que existe dentro de la iglesia, para los temas de divorciados y homosexuales. El Papa insiste en que no hay que temer a los cambios ni a los nuevos desafíos. Creemos que la iglesia no debe cerrar las puertas a las nuevas familias, aceptando con normalidad las que no son tradicionales, aunque los conservadores temen que esto abra una brecha en la familia tradicional y cree confusión entre la feligresía.

Lo que sí ha quedado claro es que el Papa siempre ha mantenido que "La Iglesia Católica debe tener la puerta abierta recibiendo a todos sin excluir a nadie". Aboga por una iglesia más comprensiva y compasiva.

Anuncios

"Dios no le teme a las cosas nuevas, esa es la razón por la que nos sorprende continuamente, abriendo nuestros corazones y guiándonos de maneras inesperadas". "La Iglesia debe responder con valentía a cualquier desafíos que surja". Concluyó.

Además invitó a los Obispos participantes en el Sínodo, llamado "mini Concilio" a que se expresen con total libertad venciendo temores y antiguos esquemas.