Toda América Latina está pendiente de lo que ocurre con el primer posible caso de ébola registrado en Brasil. Se trata de un hombre procedente de Guinea-Conakry, uno de los países en los que la enfermedad está causando estragos. Al parecer, el paciente, llamado Souleymane Bah y de 47 años de edad, había pedido a Brasil refugio político, concretamente en Dionisio Cerqueira, una localidad perteneciente al estado de Santa Catarina.

Souleymane Bah llegó a Brasil el día 19 de septiembre, concretamente, llegó a la ciudad de Cascavel. Había hecho escala en Marruecos, pero procedía, como se ha dicho, de Guinea-Conakry. El día 23 de septiembre fue cuando solicitó asilo político en Dionisio Cerqueira.

Anuncios
Anuncios

El miércoles, día 8 de octubre, se presentó en un hospital de Cascavel con fiebre. No obstante, la fiebre parece ser que la tenía desde tres días antes de ir al médico, es decir, desde el domingo.

Puesto que presentaba uno de los síntomas del ébola y puesto que había estado en Guinea-Conakry dentro de los 21 días que tarda como mucho en incubar la enfermedad, enseguida se le consideró un caso sospechoso de ébola. Desde este punto de vista, fue tratado por los médicos siguiendo los protocolos de seguridad internacionales recomendados por la OMS. Así, esta misma mañana fue trasladado al Instituto Nacional de Infectología Evandro Chagras, lugar preparado en Brasil para el tratamiento de enfermedades como el ébola.

De momento poco se sabe sobre el paciente. Se ha dicho que se encuentra en buen estado de salud en general, aunque presenta fiebre todavía.

Anuncios

Asimismo, todavía no se ha podido confirmar si se trata de un caso de ébola o no. De serlo, sería el primer caso de ébola en América Latina y en Brasil. De momento, por lo que pueda ocurrir, tanto Brasil como los países vecinos, se están preparando para un eventual brote de ébola. No obstante, la mejor noticia que podríamos leer sería que se tratase únicamente de una falsa alarma, tanto por el bien del paciente como de Brasil y del resto de Latinoamérica.