Bien conocido está que la situación - tanto gubernamental como moral - de México se ha venido en picada estos últimos años. La nación, segada por los placeres y el entretenimiento de su debido tiempo, no ha sabido tomar responsabilidad ante su país y ha fallado muchas veces en la elección de sus gobernantes, pagando las consecuencias con un #Gobierno corrupto y tóxico para el país.

Pero, al parecer, hasta en los errores hay un límite de tolerancia. En los últimos meses (por no contar los años en los que esto se estuvo presentando silenciosamente o en pequeña escala), los mexicanos se han logrado quitar la venda de los ojos ante su gobierno y han comenzado a alzar la voz (de una manera errónea, a mi parecer) ante la corrupción. Marchas, paros, #Manifestaciones, huelgas, campañas o cualquier otra palabra sinónima a esto se ha hecho presente en las ciudades más importantes del país. Personas decididas a gritar hasta que se logre lo que ellos llaman justicia.

Un hecho actual que ha marcado el explote revolucionario ha sido la “desaparición” (entre comillas porque no encontré otra palabra para mejor referencia) de los 43 normalistas en Ayotzinapa, Guerrero. Caso del cual ya se ha hablado mucho por este medio o cualquier otro medio de comunicación.

Ahora, gracias a la gran conexión y comunicación que se ha logrado por el internet, la noticia nacional se ha vuelto algo internacional al tener efectos en varias partes del mundo y así, personas en España, Holanda, Estados Unidos, Argentina y otros países se han mostrado solidarios con los mexicanos ante la situación gubernamental del país. Incluso son los noticieros y periódicos extranjeros los que más se han enfocado en la difusión de lo mal que se encuentra el estado del gobierno de México.

Poco a poco las redes sociales se han convertido en un punto de encuentro para aquellos que tienen ese pensamiento de inconformismo ante la forma de gobernar de nuestro actual presidente. Actores, deportistas, escritores, conferencistas, gente como tú o como yo, saturan las redes sociales con comentarios y publicaciones cada vez más fuertes y profundas a causa del enojo que se encuentra en contra del gobierno, a tal grado de ya pedir la renuncia del actual presidente.

Un hecho interesante es que las redes sociales, además de ser un espacio usado para hablar en contra del gobierno y desahogarnos ante la situación, también ha servido como un punto de organización para lo que en estos momentos se puede calificar como pequeños“golpes” al estado. Las manifestaciones, marchas, paros, huelgas o cualquier otro método que los mexicanos conocen para “hacerse escuchar” se han organizado por este medio.

El evento que quizá y más conmoción tendrá este año será el “Paro Nacional” que se ha estado organizando desde hace unas semanas mediante un evento en la famosa red social Facebook. ¿De qué trata este evento? La mecánica es simple: EL 20 DE NOVIEMBRE NO HAGAS NADA.

Si eres lo suficientemente valiente, sal a la calle y manifiéstate en contra del gobierno, sal con carteles con el lema “No estamos todos, faltan 43”, “Nosotros también estamos cansados” y otras frases como esas. No vayas al trabajo, no asistas a la escuela, no enciendas la televisión, tampoco vayas de shopping, participa de las marchas de una forma pacífica. Si lo prefieres, quédate en tu casa, cierra todo y no hagas nada, será tu propia manifestación silenciosa…

Interesante propuesta, ¿no lo crees? Ya muchos se apuntaron a este macro evento y se propusieron de hacerlo varias veces hasta que EPN renuncie. Será una nueva forma de “revolucionarnos”. Tal vez y no sea la mejor idea o la mejor opción para iniciar una “rebelión”, pero lo que sí es seguro es que este día veremos a varias personas vestidas de negro y manifestándose contra el gobierno. La pregunta aquí es: ¿servirá de algo?