Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, anunció ayer una nueva medida que librará de la deportación a alrededor de cinco millones de inmigrantes de los 11 que viven en este país de forma ilegal.                                                     

El grupo de población que se beneficiará de esta medida está formado por los padres de aquellos ciudadanos que residen en Estados Unidos de forma legal, siempre que puedan demostrar que llevan viviendo en el país un mínimo de cinco años. También podrán beneficiarse quienes entraran en el país antes de los 16 años de edad y se encuentren en situación ilegal. Para beneficiarse de la medida, habrá que cumplir con las leyes de Estados Unidos y pagar unas tasas.

Anuncios
Anuncios

Esta medida no tiene el rango de una ley, es decir, futuros gobiernos la podrían revocarla, perdiendo los beneficiarios el amparo conseguido en virtud de la misma. No obstante, cubrirá a un grupo amplio de indocumentados, casi a la mitad del total que viven en la sombra en Estados Unidos.

Las solicitudes para beneficiarse de esta nueva medida podrían comenzar a ser enviadas a partir de la primavera del próximo año. Sin embargo, no se sabe todavía con total exactitud. No obstante, el Gobierno avisó que mientras que el plazo para enviar solicitudes se abre, aquellas personas que crean que podrían beneficiarse pueden ir preparando la documentación pertinente, esto es, la que demuestre su identidad, así como documentos que prueben si su situación es susceptible de beneficiarse de esta medida.

Anuncios

A la hora de solicitar esta legalización de la residencia en Estados Unidos, el Gobierno advirtió contra los intentos de fraude y estafa, los cuales, en el caso de la inmigración, son muy comunes en Estados Unidos. Desde esta perspectiva, las solicitudes serán revisadas con la máxima precaución, de tal modo que nada pase por alto. En caso de ocultarse información o de tergiversarse y de ser descubierto, el culpable no solo no podrá beneficiarse de la medida, sino que también podría sufrir persecución penal y ser deportado de los Estados Unidos.