Reciente e impactante noticia revela el periódico France 24, al publicar un artículo donde señala que el pasado 17 de julio ocurrió un secuestro masivo en México del que nadie se enteró. ¿Dónde?, de nuevo en el estado de Guerrero, para ser más específicos, en Cocula, el mismo lugar donde se presume que fueron asesinados los 43 normalistas secuestrados en Iguala.

En esta ocasión se declara que fueron 30 estudiantes que fueron secuestrados el pasado 17 de julio del presente año.

Lo impactante de este nuevo reporte no es lo ocurrido sino cómo, dónde y a quiénes les ha ocurrido, ya que los habitantes de Cocula declaran que desde aquel día, el último día de clases, no se les ha vuelto a ver a los estudiantes de secundaria.

Anuncios
Anuncios

Ahora testigos refieren que los secuestrados son menores de edad y llevan más de cuatro meses desaparecidos.

Los testigos también declaran que los secuestradores posiblemente son agentes policiacos del pueblo, toda vez que llegaron a la secundaria, encapuchados, vestidos de azul y en vehículos de la policía. También se declara que los delincuentes amenazaron a los testigos para silenciarlos y extorsionaron a los padres de los menores para que no existiera denuncia alguna, razón por la cual la noticia ha surgido hasta el día de ayer.

A esto, agentes federales e investigadores comenzaron sus labores para saber más del caso y se han comenzado a alzar testimonios acerca de la falsedad de estas declaraciones ya que, según comenta el director de la secundaria "Justo Sierra", no ha habido ninguna baja de estudiantes y tampoco se les informó de dicho secuestro; al igual, la falta de denuncia por parte de los padres de los secuestrados hace de este caso algo difícil de creer.

Anuncios

Sin embargo, se siguen haciendo las averiguaciones necesarias para concretar este caso y verificar los hechos. Mientras tanto, los manifestantes que siguen protestando por el caso de Ayotzinapa también se están informando de este nuevo suceso para correr la voz a los demás mexicanos y que más ciudadanos se unan a la protesta para el cambio, ¿o será que este caso sea una nueva flama para la revolución que se está encendiendo?