El llamado lo hace el Fondo Monetario Internacional al gobierno Mexicano, para que tome medidas perentorias que logren levantar la economía del país que en estos momentos está a la baja. Las previsiones que daba el gobierno era que el PIB obtendría un crecimiento del 2,7% durante el presente año pero esto no ha sido así.

La economía de México depende mucho de Estados Unidos: el 80% de su producción la absorben sus vecinos y éste no ha tenido un buen arranque de año debido a las tormentas heladas que paralizaron por muchos días el país, bloqueando carreteras, cerrando aeropuertos y generando un caos. Esto trajo unas consecuencias nefastas para los mexicanos, con una economía que en esos momentos estaba ya tocada.

Anuncios
Anuncios

Tampoco hay que olvidar que este no ha sido un buen año para la industria petrolera, ya que los precios han bajado de manera importante y para un país cuyos ingresos en un 30% dependen de él, no deja un espacio cómodo para las estrategias económicas necesarias.

El FMI deja claro que si no se implementan medidas urgentes que puedan palear una posible crisis, ésta le puede causar un gran daño a la economía mexicana. Le llaman a que controlen un poco más los gastos municipales y estatales, que están provocando un socavón económico, porque sus deudas han crecido de manera preocupante en los últimos cuatro años. Tienen que existir políticas que levanten al menos el mercado laboral, creando empleos seguros y a la vez un incremento del salario que permita a la población poner en movimiento el sistema económico del país.

Anuncios

Otro daño que le causa a país es la paralización de créditos por parte de la banca, esto hace que permanezca estancado el crecimiento financiero. México necesita un arranque prioritario en la economía, para que esta no decaiga de manera preocupante y logre atraer a los inversionistas extranjeros y generar tranquilidad en los entes financieros internacionales.

Según el análisis del FMI, "México ha concluido el proceso legislativo que da sustento a la amplia agenda de reformas estructurales. Se han aprobado más de una docena en el último año y medio incluyendo energía, telecomunicaciones, competencia, mercado laboral y promover la inversión, se espera que las reformas impulsen la productividad y la producción en el mediano plazo".