El gobierno español utiliza a la Armada para defender los intereses de la multinacional del petróleo Repsol. Durante el día ayer, patrulleras militares españolas embistieron violentamente a lanchas de la organización ecologista Greenpeace, mientras realizaba una protesta pacífica en las aguas canarias. Durante los ataques de la Armada española, una activista italiana de Greenpeace cayó al mar y fue herida con las hélices de una de las lanchas.

El Ministerio de Defensa narró este hecho en las redes sociales como una acción heroica en la que habían recogido y “salvado” a una activista que “se cayó”. Tal explicación, desde luego, choca con lo que se puede ver en la grabación de vídeo que hizo pública Greenpeace, donde se ven perfectamente las salvajes embestidas de las lanchas del ejército español, que no cesaron ni siquiera cuando la activista había sido arrojada al agua.

Anuncios
Anuncios

Se escuchan los gritos de auxilio de sus compañeros mientras las lanchas militares siguen agrediéndoles.

Tal comportamiento, que equipara a España con las dictaduras bananeras de principio de siglo XX, ha causado indignación en todo el ecologismo mundial. Los dos activistas heridos evolucionan favorablemente aunque una tendrá que ser operada en las próximas horas.

Con respecto a las lanchas, las embestidas inutilizaron las dos zodiacs de la organización ecologista, lo que ha obligado al buque Artic Sunrise a arribar al puerto de Lanzarote para su reparación. Greenpeace ha manifestado, sin embargo, que continuará su lucha contra las prospecciones y ha advertido que el barco que las realiza, el Rowan Renaissance, de la petrolera Repsol, ha tenido ya diversos problemas en otras actuaciones. Así, en Namibia sufrió problemas con la válvula de seguridad y colapsó uno de los pozos que estaba agujereando.

Greenpeace recuerda que es en esta fase donde existe un enorme peligro de contaminación, como se demostró en el desastre del Golfo de México ocurrido en el año 2010. El proyecto de prospección, además, incumple la normativa europea y solo los arteros manejos del gobierno español han conseguido darle los permisos medioambientales oportunos.