Tras la desaparición forzada de 43 normalistas en México, los cineastas: Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro; los escritores Paco Ignacio Taibo II y Elena Poniatowska; y los actores Eugenio Derbez y Gael García Bernal, se han pronunciado en contra del dolor que viven no sólo las familias de los desaparecidos, sino todo un país. Actualmente en este caso hay más preguntas que respuestas, y mientras que el pueblo mexicano se hunde en una incertidumbre, el gobierno de Peña se muestra inoperante y pasivo. 

El único delito que cometieron estos jóvenes fue estar en el lugar y hora menos indicado, su único deseo era lograr tener una carrera como maestros, tal y como refiere la escritora Poniatowska "Siempre le toca a los más pobres...

Anuncios
Anuncios

eran 43 estudiantes normalistas, cuya única posibilidad en la vida era ser maestros bilingües, trabajando con los idiomas de los indígenas".

En entrevista a un portal de Internet Paco Taibo II manifestó que: "La angustia te da cuando siguen encontrando fosas y las autoridades dicen que no son los de Ayotzinapa, entonces ¿quiénes son? .Y es que el clima de desasosiego es ya una constante en este país. México se ha convertido en un nido de narcotraficantes, asesinos y secuestradores, incluso el presidente Obama ha pedido a sus ciudadanos no transitar por algunos estados de México por la inseguridad reinante".

Javier Sicilia, que vivió en el 2011 la desgracia de perder a su hijo tras ser víctima de un secuestro y posteriormente ser asesinado a manos del crimen organizado, junto con otros 6 jóvenes (circunstancia parecida a la de los estudiantes desaparecidos), ha manifestado su pesar, además el poeta ha señalado que son situaciones que no pueden ser tolerables: "Vamos a seguir hundiéndonos más en este pantano infernal y aguantar a la próxima masacre".

Anuncios

Enrique Krauze, historiador, publicó en el New York Times, un artículo sobre la tragedia que vive México, donde se pregunta “¿Por qué matar estudiantes inocentes?”. Se les sigue llamando desaparecidos a pesar de algunas de las declaraciones de sus presuntos asesinos, ya que la autoridad no ha podido demostrar  la veracidad de sus palabras. 

El gobierno mexicano pierde puntos ante esta situación que se le ha escapado de las manos, no hay respuestas y cada día aparecen más fosas con cuerpos de personas desaparecidas y que siguen sin identificar. ¿Cuánto tiempo más tiene que pasar para que comiencen a clarificarse las cosas?, ¿Quién será la voz que diga la verdad de lo que paso y dónde están los normalistas desaparecidos?, tal parece que el tiempo, tiene la última palabra.