Desde la desaparición de los 43 #Estudiantes de Iguala el 26 de septiembre en manos de desalmados del crimen organizado y de quien deberían de haberlos protegido: la policía municipal, sus familias no descansan, hoy se han manifestado en Ciudad de México, donde marcharon hasta el monumento del Ángel de la Independencia. Esta protesta que ahora es política, ya que a viva voz exigen la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto que ayer cumplió dos años en su mandato, lleva muchos días calentando las calles del país pidiendo respuestas y verdades sobre lo ocurrido aquella fatídica noche.

En la plaza central, el mismo epicentro financiero de la capital fue testigo de cómo miles de personas con el dolor reflejado en sus rostros gritaban una y otra vez: "Fuera Peña", "Vivos se los llevaron, vivos los queremos".

Anuncios
Anuncios

Luego allí leyeron unos manifiestos y en los cuales prometían continuar las protestas. "No descansaremos hasta que nos entreguen vivos a nuestros hijos, sus madres, a dos meses de desaparecidos, no dejan de llorar y por eso no vamos a dejar de luchar", expresó Clemente Rodríguez miembro del Comité de Familia de Ayotzinapa.

Igualmente en esta lucha se han unido los estudiantes de Educación Superior que han leído un mensaje en desacuerdo con la represión del #Gobierno hacia las protestas y la política neoliberal impuesta por el gobierno de Peña Nieto, además presentaron cinco enunciados que aglutinan sus exigencias: "Presentación inmediata de los estudiantes desaparecidos, juicio y castigo a los responsables, alto a la represión, libertad inmediata a todos los presos políticos y como punto final: fuera Peña".

Como ya es habitual, al finalizar las protestas unos cincuenta encapuchados se dedicaron a romper vitrinas de comercios y a destrozar cajeros automáticos de algunos bancos, por lo que se precisó la intervención de la policía antidisturbios que con macanas y gases lacrimógenos intentaba disuadir a los manifestantes entre los que hubo tres personas heridas, dos mujeres y un hombre con lastimaduras en la cabeza, según imágenes de algunos medios de comunicación local.

Anuncios

Lo que está claro es que las manifestaciones de apoyo a las familias se seguirán repitiendo por todo el país, hasta que el gobierno dé razones fehacientes de lo que les ha ocurrido y sobretodo, de dónde están esos 43 jóvenes que cayeron en manos de unos criminales que hasta el día de hoy los tienen desaparecidos. Sobretodo porque el gobierno está perdiendo el rumbo y hay muchas voces de protesta en su contra en las calles de México.