Bobby Keys, saxofonista de los Rolling Stones en los últimos 50 años, ha muerto hoy a los 70 años en Tennessee debido a la cirrosis que padecía. La noticia la dio un portavoz de la familia a Nashville Scene. Michael Webb, el tecladista que tocaba con Keys fue el encargado de informar de esta mala noticia.

Keys también fue reconocido por tocar en el grupo The Who y con George Harrison. Y tuvo el honor de ser partícipe de la última sesión que hicieron John Lennon y Paul McCartney en el año 1974.  Además tuvo la fortuna de tocar para otros grandes como es el caso de Eric Clapton, Buddy Holly y Lynyrd Skynrd.

Debido a su estado físico, el saxofonista había sido reemplazado el pasado otoño por Karl Denson, ya que estaba realizando la gira con los Stones “14 on Fire”, y  debido a su delicada salud no pudo continuar. Así es que para seguir la gira en Australia y Nueva Zelanda, la banda incorporó a Karl Denson.

Bobby Keys nació en Texas en el año 1934 y fue saxofonista del grupo Rolling Stones durante cinco décadas. Bobby comenzó con el grupo en 1969, cuando se lanzó el disco “Let it Bleed” y dejó el mismo en la última gira que realizaron los Rolling Stones este año.

Keys participó en grabaciones de estudio de canciones muy importantes en la vida de los Stones y puso su saxo en clásicos como “Miss You”, “Brown Sugar” y “Happy”, al escuchar estos títulos recordamos inmediatamente ese saxo tocando en las mismas.

Keith Richards se ha pronunciado en su cuenta de Facebook con un manuscrito firmado por él, en el cual decía textualmente: “He perdido al mejor amigo del mundo y no puedo expresar toda la tristeza que siento, aunque sé que Bobby me diría que me alegrara. Mis condolencias para todos los que lo conocían a él y a su amor por la #Música”. Por su parte, en la cuenta oficial de Twitter de los Stones, el recordatorio a la desaparición de Bobby lo describía de esta manera: “Bobby hizo una contribución musical única a la banda desde los 60. Lo vamos a extrañar mucho”. La banda dijo en el comunicado “The Rolling Stones están devastados por la pérdida de su querido amigo y legendario saxofonista, Bobby Keys”.