Mañana es Halloween, una fiesta que todos tenemos la impresión que es originaria de Estados Unidos. Es normal que tengamos esta percepción pues, a fin de cuentas, la fiesta se ha popularizado en todo el mundo gracias al cine y a la televisión. Hoy en día no es raro ver en cualquier lugar del mundo a grupos de niños disfrazados, paseando de casa en casa. No obstante, mucho de lo que creemos saber sobre esta siniestra fiesta es en realidad falso, a la vez que desconocemos otras tantas verdades, las cuales no dejan de ser bastante curiosas. En este artículo presentamos cinco datos sobre Halloween bastante desconocidos.

1.

Anuncios
Anuncios

Es una fiesta de origen celta que tiene entre 3.000 y 6.000 años de antigüedad. Como casi todo lo que tiene miles de años, no está claro cuán antigua es esta festividad. Hay quien dice que tiene más de 3.000 años y otros historiadores piensan que podría tener unos 6.000 años de antigüedad. En uno y otro caso, es una de las celebraciones más antiguas del mundo. Era el año nuevo en la antigua Irlanda y se llamaba "Samhain".

2. Halloween se mezcló en México con el Día de los Muertos, una fiesta de origen mesoamericano. "Pedir calaverita" (ir por las casas con una calavera pidiendo dulces) se mezcló con los disfraces. No obstante, los niños en vez del "truco o trato" estadounidense, siguen cantando las canciones típicas o simplemente piden la calaverita.

3. Las grandes superficies comerciales hacen un gran negocio con Halloween.

Anuncios

En efecto, dulces, disfraces y todo tipo de parafernalia son los productos estrella en los días previos a Halloween. Las grandes superficies comerciales esperan hacer suculentos beneficios, tan solo inferiores a las ventas navideñas.

4. Las costumbres respecto a los dulces son muy variadas, según el lugar. El dar caramelos y dulces a los niños en Halloween es una tradición antigua que, además, tiene diversas variantes. Los celtas ponían comida en las ventanas para los espíritus y cuando la fiesta fue cristianizada, en la Edad Media, se introdujeron los dulces.

La costumbre cristiana era pedirlos el Día de Todos los Santos, que en aquella época era el 13 de mayo. Sin embargo, como la Iglesia católica estaba expandiéndose por Europa, se trasladó el día de Todos los Santos al día del Samhain. Y ahora nos encontramos lugares en los que la costumbre es dar caramelos a los niños (Estados Unidos o México) y otros lugares en los que la costumbre es comer unas gachas dulces que, hasta hace pocas décadas, se ponían en las cerraduras de las puertas para evitar que entraran los espíritus de los difuntos.

Anuncios

Esta es la costumbre de al menos un pueblo de España, Baena.

5. Las velas para los difuntos. En la víspera del Día de Todos los Santos es costumbre, en muchos lugares del mundo, colocar velas. En algunas partes se colocan en las tumbas de los difuntos, para honrar a los muertos. Los familiares limpian las tumbas de sus familiares fallecidos y las decoran con flores y velas rojas. En otras partes del mundo, las velas se colocan en las ventanas para evitar que los espíritus de los familiares muertos perturben nuestros sueños. En este caso, se coloca en la ventana una vela por cada familiar fallecido.