Parece que a la Academia Sueca le cuesta trabajo pronunciar el español. Ya va otro año en el que es un autor francés el es distinguido con la que está considerada la más importante distinción de las letras que se concede en el mundo. Y esta es la decimoquinta vez en la historia de los premios. Sin pretender discutir los méritos de la literatura francesa, que tuvo un enorme peso en toda la historia, singularmente en los siglos XVIII y XIX, no parece que durante el Siglo XX y lo que llevamos del XXI la cultura francesa haya sido la dominante en el mundo como se podría deducir de la lista de premiados.

Si echamos un breve vistazo a este elenco de genios y observamos su procedencia y el idioma que utilizan al escribir sus obras parece que es incontestable que existe una flagrante subrepresentación de la literatura en español y una sobrerrepresentación de otras escritas en otro idioma.

Anuncios
Anuncios

Por ejemplo, curiosamente, el sueco. Suecia, un país que no llega a diez millones de hablantes ha alumbrado nada más y nada menos que a siete premiados. Nacer sueco, desde luego, ofrece muchas más posibilidades que nacer mexicano, por ejemplo.

Pero las posibilidades tampoco están nada mal si naces en uno de los países vecinos de Suecia. Y así, en Noruega, Finlandia, Islandia y Dinamarca encontramos a otros 8 premiados más. O lo que es lo mismo, la literatura de los países bálticos supera en número de galardones a toda la literatura hispanoamericana.

Porque, de hecho, los aproximadamente 500 millones de hablantes en español solo logran colocar a 11 premiados en la lista de honor de la literatura. Y en ella se dan olvidos increíbles, como Carlos Fuentes o Juan Rulfo. ¿Puede pensarse que la literatura mexicana es inferior a la noruega?

Si repasamos la lista encontramos a autores que son referentes incontestables: Steinbeck.

Anuncios

Camus, Sartre, junto a otros que la historia ha puesto en su lugar o que han pasado al completo olvido. Pero observando el mapa geográfico y la ubicación de los premios es evidente que existe una clara inclinación geopolítica hacia los países anglosajones y nórdicos, inclinación en muchos casos difícil de justificar por los méritos de las distintas literaturas. #Arte #Educación