A unas horas de su estreno en la red social Twitter, Mónica Lewinsky vuelve a ser noticia. Todavía se continúa comentando la repercusión de su "relación" con el entonces presidente de los Estados Unidos Bill Clinton en 1998 cuando trabajaba en la Casa Blanca como interna no remunerada. La ex becaria, que hasta entonces había estado en el anonimato, se hizo famosa tras la lamentable experiencia sexual y hoy le cuenta a sus seguidores lo difícil que fue el acoso mediático.

Pero en toda esta amalgama de escollos no todo ha sido negativo. La Lewinsky se calificó a sí misma en su nuevo perfil como "Activista social. Oradora pública.

Anuncios
Anuncios

Contribuyente de Vanity Fair. Tejedora de cosas sin mangas". Después del suceso con el ex presidente, en algún momento se sintió sola, hasta sintió necesidad de quitarse la vida; pero decidió mirar adelante y aprovechar la oportunidad de ser famosa a la fuerza.

Vanity Fair, revista estadounidense de cultura, moda y política, publicada mensualmente por Condé Nast Publications, ha sido muy provechosa para romper el silencio y para sacar a la luz parte de la historia. En uno de sus artículos Mónica asegura haber sido consentida en su relación con Bill Clinton y expresa su arrepentimiento por lo ocurrido.

Ante esta reaparición los analistas han demostrado su preocupación, pues ha sido en un momento crucial para la carrera política de la ex secretaria de Estado y ex primera dama Hillary Clinton.

Anuncios

Se comienzan a debatir las posibilidades de las aspiraciones presidenciales de la que las quinielas situaban como la mejor candidata demócrata para las elecciones del 2016.

Muchos consideran beneficioso para la campaña desempolvar la experiencia con la examante de su marido, mientras la Lewinsky se ha centrado en intercambiar con sus seguidores en las redes sociales y ofrecer conferencias sobre el acoso digital en la revista "Forbes".

En estos momentos ya superan los doce mil seguidores de la ex becaria en la recién estrenada red social y su primer comentario recibió antes de su intervención en la conferencia 1.300 tuits y 576 personas lo marcaron como favorito. El seminario organizado por "Forbes" tiene como objetivo reunir en Filadelfia, Estados unidos, a más de mil jóvenes que estén dispuestos a intercambiar ideas, sin importar su país de procedencia.

Lewinsky, explicó a los presentes cómo se había sentido y la inmensa depresión en la que había estado inmersa su vida, a pesar de haber intentado sacarle algún provecho a los medios de comunicación con el lanzamiento de una línea de bolsos con su nombre y la aparición en varios programas televisivos. Pero fue en 2005, cuando decidió estudiar, en Inglaterra, la carrera de Psicología Social en la London School of Economics, donde se sintió un poco mejor para rehacer su vida. #Internet #Gobierno