La anciana Janina Kolkiewicz, de 91 años, nacida en Polonia, milagrosamente resucitó de entre los muertos la semana pasada. El día 6 de del mes que corre, la familia de la Janina se dio cuenta de que esta no respiraba y llamaron a los médicos. La doctora Wieslawa Cyz hizo una visita al domicilio en la ciudad de Ostrow Lubelski, Polonia y dictaminó el fallecimiento de la señora Janina Kolkiewicz, después de tomarle el pulso, verificar el ritmo cardíaco y la respiración.

La doctora Cyz explicó a un periódico local, el Dziennik Wschodni: "Estaba completamente segura de su muerte, sus ojos estaban muy abiertos pero no eran sensibles a la luz y no tenía signos vitales de ningún tipo".

Anuncios
Anuncios

Y añadió: "Si hubiera tenido alguna duda sobre su muerte, hubiese llamado a una ambulancia inmediatamente, No me lo puedo creer, estoy en estado de shock".

Aproximadamente a las dos horas de haberse certificado el fallecimiento, se trasladó el supuesto cadáver a la morgue. Poco antes de la medianoche, cuando un operario de la funeraria trasladaba a otro cuerpo al depósito, se dio cuenta que Janina se estaba moviendo en la bolsa donde se encontraba. Cuando el operario abrió el envoltorio, la anciana como si tal cosa dijo que tenía frío y que le dieran un té caliente. En seguida llamaron a la familia, la cual por supuesto no daba crédito a lo que les estaban informando.

Janina no recuerda nada de lo sucedido y padece demencia senil, según informó su sobrina, Bogumila Kolkiewicz y ahora mismo está en perfecto estado de #Salud, con buen apetito pero con un poco de frio aún.

Anuncios

Debido a lo extraño de su muerte y resurrección, la policía está investigando que pudo haber ocurrido y si hubo negligencia médica. Janina Kolkiewicz ha tenido que personarse ante el Registro Civil para demostrar que esta "vivita y coleando", y anular su propio certificado de defunción.

El director de la funeraria Henryk Klementewicz, manifestó que ni él, ni el anterior dueño habían visto nada igual en treinta años que llevaban trabajando en el local y que no podía explicarse que pudo haber sucedido.