Una cadena de restaurantes mexicanos ("Illegal Pete's", literalmente "Pete, el ilegal") acaba de abrir su nuevo local en Fort Collins, Colorado, en octubre pasado. Pero el nombre de la serie de restaurantes ha traído la polémica al pueblo que quiere que se cambie debido al contexto negativo que implica el ser "ilegal".

"Para mí marca una gran diferencia desde que conozco el contexto y he sido etiquetada por ello [refiriéndose a la palabra ilegal]", dice Lucy González, de 25, que espera que algún día se deje de usar esa palabra contra la gente.

En un primer momento el dueño de la cadena de restaurantes, Pete Turner, explicó a los habitantes de Fort Collins que el nombre hacía referencia a una novela que leyó hace mucho en la universidad, pero esto no terminó de convencer a nadie.

Anuncios
Anuncios

Durante el encuentro entre el dueño y la gente de Fort Collins, Kim Medina, abogado de inmigración, fue el moderador y explicó que para ellos el contexto es muy importante.

También durante ese encuentro alguna gente comparó el local de Turner con otro encargado de difamar la cultura afroamericana llamado "Smoking Lynching BBQ" ("Fumando Linchando Barbacoa") y que, entre otras cosas, tiene una bandera confederada colgada de la ventana.

Turner se defendió alegando que el nombre es algo suyo y personal y que nadie tiene por qué sentirse ofendido. Y luego agregó que entre las muchas obras de caridad que había hecho en nombre del restaurante estaba el pagar la ciudadanía a varios de sus empleados. Milton Guevara, manager de uno de los restaurantes, originario de El Salvador y uno de los beneficiados, salió en defensa de su jefe.

Anuncios

"Estoy muy orgulloso de ser quien soy y de mis raíces", expresó. "La gente viene porque les encanta nuestra comida, el nombre no es importante", añadió.

Al final del encuentro, Turner refirió que tenía muchas cosas en las cuales pensar. Desde que abrió el primer restaurante en 1995 nunca había tenido esta clase de problemas. Antero García, profesor de Lengua en la Universidad de Colorado y el responsable de invitar a Turner al encuentro con los habitantes del pueblo, resumió la situación de esta manera: "el restaurante está situado en el mismo sitio donde los actuales habitantes de Fort Collins solían ver carteles del tipo 'Ni perros, ni mexicanos'. Y es por este pasado de prácticas racistas que el nombre de Illegal Pete's es simplemente inaceptable".

Inaceptable o no, lo que sí es cierto es que en el resto de los restaurantes de la cadena no ha bajado la afluencia de clientes ni las críticas han dejado de ser menos positivas. #Trabajo