A los 70 años, y víctima de una cirrosis que en los últimos tiempos le había hospitalizado varias veces, ha muerto Bobby Keys, uno de los saxofonistas legendarios de la historia del rock y habitual colaborador de los Rolling Stones.

Keys, que inició su carrera con Crickets, la banda de Buddy Holly estaba en San Antonio, Texas a mediados de los años 60 asistiendo como público a una actuación de los Rolling Stones cuando les escuchó interpretar "Not fade away", uno de los temas de Buddy Holly. Su primera intención fue encararse con ellos por elegir este tema pues pensaba que se aprovechaban del trabajo del genial músico fallecido en 1959.

Anuncios
Anuncios

Pero luego se dio cuenta de que lo que tenía ante sus ojos era una banda de grueso calibre rockero. Esta anécdota, que cuenta Keith Richards en sus memorias, es el inicio de una hondísima amistad entre el guitarrista y el saxofonista que se mantuvo durante casi medio siglo hasta la muerte del segundo.

Richards y Keys habían nacido el mismo día y compartían además diversas adicciones y un modo de vida bastante salvaje. A pesar de ello ambos solían sostenerse en escena, por muy perjudicados que estuviesen hasta mediados de los 70 en que Keys dejó tirado a la banda en algunos conciertos, víctima de sus excesos, lo que hizo que se separase de ella hasta 1982 donde volvió, un poco más contenido. Keys fue pieza fundamental junto al guitarrista Mick Taylor, a decir de Richards, en la definición del sonido de la banda y su saxo ha pasado a la historia de los solos en canciones como "Sweet Virginia" o "Brown Sugar".

Anuncios

Su presencia en algunos de los considerados mejores discos de los Rolling Stones es fundamental. Tal es el caso de "Let it Bleed", "Sticky Fingers" o "Exile on main street", probablemente los mejores trabajos de la banda.

Pero la carrera de Keys no se ciñó únicamente los Stones y también colaboró con otros músicos de prestigio como Joe Cocker, John Lennon, Ringo Starr o The Faces, junto a su amigo Ron Wood. Otros músicos que reclamaron sus servicios fueron John Hiatt, Warren Zevon o incluso Barbra Streisand. Hoy, su sonido ha callado ya para siempre. #Música