El Virus de la Inmunodeficiencia humana (VIH), generador de la enfermedad conocida como SIDA, ha hecho estragos en el mundo entero desde hace más de treinta años. En 1984, se comenzó a considerar una auténtica epidemia y se empezaron a elaborar patrones de contagio, apuntando en un principio a colectivos con historiales de abuso de drogas o promiscuidad. Es entonces cuando se rebautiza como Acquired Immune Deficiency Syndrome (AIDS). Afortunadamente, hoy en día, conocemos la forma en la que el virus actúa y cómo se transmite, lo que permite un mayor control sobre la enfermedad y del mismo modo, se reduce la exclusión social de aquellos que la padecen.

Anuncios
Anuncios

En la actualidad, existen unos treinta y cinco millones de casos de personas contagiadas por este virus.

Como ya sabemos, el VIH es - su nombre bien lo indica - un virus que ataca al sistema inmunitario de la persona que lo contrae, destruyendo sus defensas. Esto produce a su vez que la aparición de infecciones sea frecuente, al encontrarse los patógenos con un sistema inmune tan débil. En un primer momento o fase I, el virus se reproduce con gran rapidez, mientras el organismo produce anticuerpos que no consiguen eliminarlo. Durante años, el virus se encuentra en aparente equilibrio, pero realmente sigue reproduciéndose, hasta que aparecen los síntomas característicos.

La Universidad de Oxford que ha llevado a cabo una investigación exhaustiva sobre el SIDA, asegura que este virus se está debilitando, al tiempo que nuestro sistema inmune se adapta a él.

Anuncios

Según los estudiosos, se está produciendo un aumento del tiempo en el que el VIH causa el SIDA. No obstante, pese a estar frenándose su virulencia, nos advierten de que todavía es una enfermedad muy peligrosa.

Los estudios se centran en casos concretos de pacientes que poseen un sistema inmunológico excepcional. En estos casos, el tiempo que tarda en multiplicarse el virus es variable y puede verse obligado a mutar. Esto supone que, en la mayoría de los casos, el tiempo en el que tarda en desarrollarse el SIDA es bastante más largo. Este virus “mutado”, también se desarrollará más lentamente en las personas que se contagien a partir de este portador.

Lo que esto significa, afirman los investigadores, a partir de estudios realizados en distintos puntos del continente africano - azotado por esta pandemia - que el VIH está frenando su ritmo de reproducción y, por lo tanto, está perdiendo capacidad para generar la enfermedad del SIDA.

Otra vía a seguir, pasa por la medicación. Los investigadores aseguran que los antirretrovirales también están teniendo un papel importante en la evolución del virus, haciendo que se debilite progresivamente.

Anuncios

Afirman también, que si el proceso continúa con esta asombrosa rapidez, tal vez en el futuro “las personas con VIH podrían no tener conocimiento de los síntomas durante décadas”. Esto cambiaría el panorama a nivel mundial, haciendo que el ser humano llegara a ser completamente inmune. Sin embargo, advierten que “queda mucho por recorrer” y que, mucho antes de que todo esto suceda, es muy probable que se pueda encontrar la cura definitiva para esta enfermedad. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Salud