¿Quién no pasó una mala noche pensando en el pitufo asesino? Así como esta un sinfín de leyendas surgen y se transmiten cada generación como una forma natural de reaccionar al miedo, aunque en ocasiones llevan implícitas causas más oscuras.

Muchas leyendas modernas encuentran sustento en una actividad tan común como los alimentos.

¡Dedo en una lata de comida! Las leyendas sobre adulteración de alimentos no son nuevas, desde colas de ratón en botellas de refresco hasta ratas fritas en comida rápida. Algunas pueden considerarse estrategias de sabotaje: una noticia en 1987 sobre un dedo en una lata de menudo de la marca Juanita’s food provocó que la compañía perdiera un millón de dólares en un mes.

Anuncios
Anuncios

La noticia no fue confirmada por United Press International que la difundió en un principio. En el caso de los refrescos, es casi imposible encontrar algo, ya que varias personas en la línea de producción verifican con luz ultravioleta el contenido de cada botella (y si se encuentran un dedo, lo sacan… broma).

La gente del espectáculo es blanco de leyendas ya que el público disfruta ver cómo sufren a cambio de fama y fortuna.

Joaquín Pardavé fue enterrado vivo. La leyenda popular dice que Joaquín Pardavé fue enterrado vivo. El origen de la historia surge cuando en el periódico La Prensa, a finales de 1955 aparece la información de que el cuidador del panteón Jardín escuchó ruidos, al desenterrarse el féretro y abrirlo vio al actor con moretones, sin uñas y el forro de la caja destrozada.

Anuncios

Hace unos años, un sobrino del actor lo desmintió en la revista Tele-Guía. No existe forma de confirmarlo, pero en México está contemplado en la ley que a los muertos se les debe velar durante al menos 24 horas para descartar la posibilidad de sepultar a alguien que esté vivo.

Muchos mitos y creencias que nos inculcan nuestros padres tienen relación con los cuidados de la salud. Aquí algunos.

El agua de Tlacote curaba cualquier mal. En 1991 y 1993, Jesús Chaín adquirió fama mundial por el agua de su manantial en Tlacote, Querétaro. En su mejor momento recibió hasta tres mil visitantes en un solo día. Aseguraba que su agua tenía una densidad menor a la normal y contenía una pequeña porción de bicarbonato. La Facultad de Química de la Universidad de Querétaro la analizó y concluyó que no tenía propiedades distintas a la potable. Una forma irónica de desmitificar esta leyenda es que Jesús Chaín Simón murió el 10 de junio de 2004 a causa de cáncer, y su agua no lo pudo curar.

Como estas, existen centenas de mitos y leyendas que con el tiempo, se convierten “en realidades” sin fundamento.