Una de dos: o los críticos españoles no leen novela latinoamericana, o la consideran una auténtica basura. Como cada año la revista Babelia, considerada por algunos el mejor suplemento de cultura y literatura en España, elige los que considera los diez mejores #Libros del año. Para ello 41 de sus críticos y periodistas votan y de ahí se extrae la lista con las que todos consideran las obras más relevantes de 2014. Una cosa sí se puede decir de esa lista: es capaz de quitarle el amor por los libros hasta al lector más avezado.

En la lista aparecen, como no podía ser de otro modo, los nombres que más simpatía despiertan en el grupo Prisa y El País.

Anuncios
Anuncios

"Así empieza lo malo" de Javier Marías es considerado el mejor libro del año. Esto ocurre cada vez que Marías edita un nuevo trabajo. Siempre es el mejor para la crítica. Más cuestionable es que Javier Cercas haya publicado el segundo mejor libro de 2014. "El impostor" es una novela que toca un tema real: una persona que fabuló una historia en la que él era un superviviente de los campos de exterminio de la segunda guerra mundial.

Para los críticos españoles ni un solo autor latinoamericano merece estar entre los diez más reconocidos de 2014. Pero que no se enfaden nuestros hermanos latinos. Tampoco la literatura anglosajona es quien de competir con las grandes figuras patrias como Antonio Muñoz Molina o Luis Landero. En una demostración de chauvinismo asombrosa, para los críticos es mejor leerse el Diccionario de la Real Academia Española que cualquier novela de estas literaturas que desprecia.

Anuncios

Igualmente es mejor leer un ensayo sobre Ortega y Gasset (tercer puesto) o una autobiografía de Juan Ramón Jiménez (5º puesto).

Las letras extranjeras se reducen al aclamado Karl Ove Knausgard con "Un nombre enamorado" y a dos premios Nobel, el de este mismo año, Patrick Modiano y la poetisa polaca que fue galardonada en 1996, Wislawa Szymborska que publicó el poemario "Hasta aquí". Por lo demás, si alguien tenía sospechas de la visión pacata, provinciana y egótica de la crítica española, ya puede convertirlas en certezas.