Roman Polanski, de 81 años, ha conseguido tocar la gloria y también saboreado la desgracia en su vida. El pasado, aunque haya tenido una vida de éxito y reconocimiento, no se olvida, los cargos que pesan sobre él por violación tampoco.

37 años han pasado y Roman no ha vuelto a pisar Estados Unidos ni ningún país desde el que pudiera ser objeto de extradición. El equipo de Polanski trata de que se haga sobreseimiento de los cargos. En octubre pasado Roman, con orígenes polacos, se encontraba en Cracovia y tuvo un interrogatorio en relación con una petición de extradición por parte de Estados Unidos, dejándole seguir en libertad las autoridades por entender que el delito había ya prescrito después de tantos años.

Anuncios
Anuncios

Polanski tuvo un punto negro en su biografía, al violar a una menor de 13 años llamada Samantha Geimer, en una fiesta repleta de drogas y alcohol. El director se declaró culpable y fue procesado por 6 delitos, aprovechando la libertad condicional y, quizás pensando en que tenía alta probabilidad de volver a ingresar en prisión, decidió abandonar el territorio norteamericano en un avión para no volver más. Un juzgado de Los Ángeles sigue esperando que se presente ante la justicia para dictaminar si debe o no ingresar en prisión.

La víctima le perdonó en el 2005 y pidió que se retirasen los cargos contra el talentoso director pero la justicia americana le sigue considerando un prófugo. En el mismo año se dictó una orden de extradición internacional y tuvo que pasar arresto domiciliario en Suiza, hasta que el país helvético decidió negarse a enviar a Polanski a las autoridades estadounidenses.

Anuncios

En este caso la justicia perdura tras bastantes años y solo el ser prófugo de un caso famoso, parece ser la causa de la continuidad en el tiempo de un asunto que si la justicia no cambia de opinión, amenaza con la posibilidad de que Polanski no vuelva nunca a pisar USA y que la ley norteamericana puede que nunca le vea ante sus tribunales. Mientras tanto, Polanski sigue con esa página de su diario sin ser pasada. #Cine