Durante años las películas han estado plagadas de traspiés de continuidad, de booms (micrófonos) asomándose en la pantalla y de errores en las líneas del tiempo que molestan por el simple hecho que, al detectarlos, nos recuerdan que todo es una ficción. Y aunque hay muchas sutilezas que podemos perdonar, como el reloj en la muñeca de Charlton Heston en Los diez mandamientos , los calzones de Mel Gibson en Corazón Valiente, hay errores crasos que no sólo afectan la ficción, sino que dan una visión diferente de la hisoria para magnificar valores y situaciones que darán buenos resultados en taquilla.

Echemos un vistazo a tres de los errores más peculiares de las películas.

Anuncios
Anuncios

Gladiador (Ridley Scott, 2000)

Roma ardió y se pelearon

Más allá de los cascos que en aquella época ni existían, la constante aparición de relojes de mano y uno que otro par de pantalones de mezclilla asomándose bajo las túnicas romanas, uno delos principales problemas de la trama dirigida por Ridley Scott es la relación de enemistad entre Marco Aurelio (Ricjard Harris) y Cómodo (Joaquin Phoenix), su hijo y sucesor.

La historia dice que al final del gobierno de Marco Auerlio (Roma 121-Viena180) subió al trono su hijo Cómodo, quien fue asesinado en el cuartel de losgladiadores en 192 por un complot iniciado por su esposa y su cuñada. Durante el reinado de Aurelio, padre e hijo siempre se apoyaron y lucharon por las mismas causas.

Corazón Valiente (Mel Gibson, 1995)

Amores imposibles

Isabel de Francia (Sophie Marceau) va por órdenes de su esposo Eduardo I (Peter Hanly) a hablar con William Wallace (Mel Gibson), de quien se enamora y se embaraza.

Anuncios

La historia dice que Isabel de Francia se casó con Eduardo II en 1308, Wallace fue ejecutado en 1305: nunca coincidieron

La lista de Schindler (Steven Spilberg, 1993)

Falsas esperanzas

En un gesto por demás altruista, los guionistas otorgaron la insignia de oro del Partido Nazi a Oskar Schindler (Liam Neeson), la cual él vende para salvar más judíos. En otra de las escenas matizan con la melodía Yerushelayim Schel Zahav las peripecias de algunos de los integrantes del “pueblo elegido de Dios”.

La historia dice que Oskar Schindler (1908.1974) no recibió tal insignia y de obtenerla no le hubieran dado mucho dinero por ella, puesto que era de bronce pintada de dorado. Yerushelayim Schel Zahav es una canción hebrea escrita por Naomi Schemer-Sapir para el Festival Nacional de la Canción celebrado en mayo de 1967. #Cine