Por segunda vez consecutiva, los mexicanos demostraron a los sectores más conservadores de los Estados Unidos que, más allá de ser mano de obra barata a la cual pueden deportar en cualquier momento y sin la menor consecuencia, han llegado a convertirse en una parte importante de su cultura y sus artes. Hay que recordar que, el año pasado, tanto Cuarón como Lubezki fueron galardonados con el Óscar. Este año repitió Lubezki (mejor fotografía), mientras que González Iñarrritu (o "Gee" Iñárritu como equivocadamente se le nombró en la premiación) dio la sorpresa. Aunque una sorpresa dada más por su discurso que por su merecido reconocimiento. A continuación te presentamos los momentos más políticos de la noche:



El primer momento se lo llevó Patricia Arquette (mejor actriz de reparto por "Boyhood"), quien dentro de su discurso demandó completa igualdad de género en los Estados Unidos, sobre todo a lo que se refiere a salarios más justos para las mujeres, logrando, con sus palabras, prender al público ya en un mar de aplausos.

Anuncios
Anuncios

Por su lado, Cheryl Boone, directora de la Academia, centró su discurso en la universalidad del arte y del #Cine, especialmente enfatizó la importancia de la libertad de expresión y de evitar los extremismos, muy probablemente en referencia a los ataques terroristas ocurridos en Francia (el caso de Charlie Hebdo).



Laura Poitras, Mathilde Bonnefoy y Dirk Wilutzky hablaron en favor de la democracia, dejando clara su postura en contra de los gobiernos autoritarios y la importancia de la privacidad, tras recibir el premio por mejor documental con "Citizenfour", en cuya historia podemos presenciar el controvertido caso de Edward Snowden, simbolizando, de esta manera, el ala más progresista de los Estados Unidos.

"Glory" , de "Selma", fue reconocida como la mejor canción, siendo John Stephens y Lonnie Lynn los encargados de recibir el premio, no sin antes tratar el tema a los derechos humanos de las minorías sexuales, raciales y políticas, no sólo dentro de los Estados Unidos, sino también a nivel mundial poniendo como ejemplo el caso de Hong Kong.

Anuncios

La noche de los mexicanos comenzó a cobrar fuerza cuando González Iñárritu recibió su primer premio por "Birdman" en la categoría de mejor guion original junto a Giacobone, Dinelaris y Bo. En contraste, el mejor guion adaptado fue para Graham Moore por de "The Imitation Game", cuyo discursos conmovió al público, dándole incluso una ovación de pie, al defender los derechos de las minorías sexuales y la diversidad ("stay queer" o "mantente como un raro" se le oyó decir).



La ceremonia cerró con broche de oro para México con el Óscar a mejor película para González Iñarritu por "Birdman", cuyo triunfo dedicó a los mexicanos en México. De esta forma, el director dividió su postura en dos partes. Por un lado, deseando un mejor gobierno para México (no hay que olvidar que una de las principales características del gobierno mexicano ha sido la profunda corrupción de sus élites y, en años recientes, la cada vez mayor penetración del narco en la vida social y política del país) y, por otra parte, le recordó a las facciones más conservadoras de los Estados Unidos que son un país construido por inmigrantes, tanto económica como socialmente, esto en clara referencia a los fuertes debates migratorios que han acontecido en el país del norte en los últimos años entre los progresistas, generalmente pro inmigrantes, y los conservadores, comúnmente anti-inmigrantes.

Anuncios

#Premios Oscar