El lunes 23 de marzo se llevó a cabo el cierre de la XVI edición de la Cumbre Tajín, festival que año con año se celebra en torno al equinoccio de la primavera, reuniendo: rituales, #Música, reflexión, danzas y múltiples expresiones artísticas y rituales. Este año los encargados de cerrar la edición fueron: El Tri, Santana, Javier Bátiz, Bolina Sin Parné y la Maldita Vecindad.

Este año el lema de la cumbre fue “El trayecto de nuestra luz”, en referencia al “Don de la Luz” que guía, apoya y fortalece a quien quiera encontrar y compartir la alegría de su estrella. Al respecto la Maldita Vecindad aseguró que nos encontramos en un “momento de gran oscuridad” y que son las mismas comunidades indígenas las que están dando una luz de esperanza.

Anuncios
Anuncios

Durante la conferencia de prensa ofrecida antes de su presentación la agrupación señaló que #México se encuentra en transformación, pero para tener un verdadero cambio es necesario apostar por una conciencia colectiva, “Podemos transformar el mundo en el que vivimos y dejar de ser un mundo de muerte, oscuridad, injusticia, corrupción y manipulación”.

El vocalista de la banda, Rocco, señaló que es importante voltear hacia nuestras raíces y no denigrarlas como se ha hecho hasta ahora, ya que ellos nos enseñan que la tierra no es un bien que debemos explotar para obtener una ganancia. Señaló que Bolivia es un gran ejemplo, ya que en su Constitución incluyeron los derechos de la Madre Naturaleza “la tierra, el aire y el agua son propiedad de la humanidad, por lo que nadie puede comerciar con ellos”.

Anuncios

Referente a la música puntualizó que es importante hacer canciones que hablen acerca de esta luz y no sólo canciones que denigren o que se hagan con el único fin de vender, “es necesario canciones que nos inspiren y no que nos depriman, canciones que nos den esperanza y no que nos recalque que lo material es lo importante”.

Ya en el concierto dedico la canción “Don Palabras” a la periodista Carmen Aristegui y a todos los periodistas muertos por ejercer su profesión. Al terminar la canción tomó el micrófono para referirse a los 43 estudiantes desaparecidos “Para todos los que están haciendo un reclamo digno y verdadero por justicia por paz”, frente a quien utiliza la violencia para callarnos.

Creyeron que al enterrarlos íbamos a desaparecer pero somos una semilla de paz, amor, de conciencia. Gracias a todos los músicos, creadores y personas que están poniendo su granito de arena porque este país y el mundo sean un lugar más justo y pacífico, por lo que pedimos “¡No más violencia, no más impunidad, no más muerte, que no se derrame si quiera una gota de sangre!” concluyó el vocalista.

Este año al festival asistieron aproximadamente medio millón de personas, provenientes de todos los estados de la República y de países extranjeros como: Alemania, Argentina, Chile, Italia, Estados Unidos, Holanda y Brasil.