Cuando en un matrimonio uno o los dos, está harto de la vida matrimonial que eligió vivir, lo lógico es la separación y la disolución de la unión civil ¿cierto? Pero y si pese a que se sabe que la relación ya no va para ningún lado, siendo dañino, aún así uno de los dos no quiere ceder a conceder el divorcio ¿Qué pasa? ¿Por qué? ¿Cuál es el objetivo de estar a atado a alguien que no amas? Peor aún y en contra parte, como mujer, ella está atenida a que el hombre diga "sí" al divorcio, de lo contrario nunca en la vida podrás separarte de él aunque todas las pruebas y testigos avalen el rompimiento. De esto trata la cinta El Juicio de Viviane Amsalem, estrenada en México en circuitos de arte, ahora proyectada en corrida comercial.

Anuncios
Anuncios

Esta cinta israelí, dirigida por los directores Ronit Elkabetz y Shlomi Elkabetz, abarca varios temas que no distan mucho de la idiosincrasia mexicana, aunque el contexto se centra en las leyes, usos y costumbres de la comunidad judía en aquél país. Además de contar una historia cruda que relata el viacrucis por el cual atraviesa Viviane (interpretada por la misma directora, Ronit) para poder obtener el divorcio, también es un documento palpable, que atestigua de primera mano una mínima parte de las leyes "civiles" de Israel.

"El lugar de la mujer es estar junto a su marido", "la mujer debe estar cuidando el hogar, educando a los hijos y tenerle lista la comida para cuando el hombre llegue", "aunque ya no haya amor ni afecto, el lugar de la mujer estar junto al esposo hasta que éste lo decida", "la esposa debe obedecer sin miramientos a su esposo en todo" ¿Les resulta familiar?

Esta cinta va deshilvanando cada uno de estos tópicos cimentándose sobre una cuerda tan frágil como es el de la "moral".

Anuncios

De la definición más simplista, moral se refiere "a un conjunto de normas aceptadas libre y conscientemente, que regulan la conducta individual de los hombres" según lo que indica el filósofo Adolfo Sánchez Vázquez en su libro "Ética"; aunque esa aceptación está condicionada según por la estructura moral individual, es decir, la esencia de cada ser que afecta directamente con el acto moral permitiendo nuevas necesidades de convivencia. Por tanto, no podemos juzgar o condenar lo que en El Juicio de Viviane Amsalem.

Debemos remitirnos es observar, analizar y hacer una introspección como cultura mexicana en dos temas que tenemos metidos hasta la médula: el patriarcado donde la palabra del hombre es la única que vale; por otro lado el rol de la mujer en la #Familia o la sociedad, relegada, aunque posean las mismas capacidades profesionales que el hombre; en cambio, no es muy bien visto, aún, que el hombre se dedique completamente al hogar, que las decisiones las tome ella, que los gastos se puedan dividir en partes iguales, que ella gane más que él, que él cuide a los niños.

Anuncios

Película interesante, donde los espectadores fungimos como público porque el guión está escrito para eso, para que solo escuchemos argumentos, excusas, testimonios. La totalidad de la película se desarrolla entre cuatro paredes, la oficina donde se llevan a cabo las audiencias, en distintas épocas. Por ello, tal vez el ritmo es un tanto lento, pero es muy rico en cultura, la cinta se convierte en radiografía explícita en la cual nos podremos ver reflejados como mexicanos, a ver si así podemos entender que poner en equidad a hombres y mujeres en términos de oportunidades, no tiene nada de malo, nada nos quita, pero ganamos más: madurez social. #Cine #Derechos