En el cuarteto de Diego Franco, Gustavo Nandayapa, Benjamín García y Roberto Verástegui le dan cuerpo con batería, contrabajo y piano respectivamente, a esta visión tapatía de una de las metrópolis más grandes del globo que en palabras de su autor se define como "composiciones originales que orbitan… entre las cosas que he escuchado a lo largo de mi vida tanto en el jazz como cosas tradicionales… hay unas cosas con motivos mexicanos, de #Música popular mexicana y folclórica… están fundidas en un caldero donde igual no se perciben tan crudas las influencias pero como por ahí orbitan".

Diego Franco es un joven compositor y saxofonista originario de Guadalajara, Jalisco, México, que actualmente radica en la capital del país.

Anuncios
Anuncios

Este músico de apenas 22 años de edad es también ganador del concurso Panamericano de saxofón jazz organizado por la Escuela Nacional de Música, y ha participado con Vico Díaz en su disco Salmón, con Yaury Hernández en su producción MFM y con Daniel Zepeda y sus Moscas Bravas. Todos ellos reconocidos exponentes del jazz nacional.

El nombre Chilacantongo es un compuesto de dos palabras: canto chilango, el cuál se basa en el "espectro sonoro en la ciudad" que es influenciado en parte por los danzantes del centro histórico de la capital del país y principalmente por un vendedor ambulante en el metro de dicha ciudad. Al respecto, Diego comenta: "cuando llegué a mi casa, le puse notas en el piano (al pregón del ambulante)… cuando terminé la canción le iba a poner nombre y pues… era un canto chilango que le viré ahí el orden y salió Chilacantongo".

Anuncios

Y para describir este primer disco, su autor asegura que: "son composiciones no tan establecidas… en el sentido de que está todo escrito o que yo tengo todas las partes de la instrumentación que conforma el cuarteto… sino que son como mapas en donde… hay ese espacio a la reacción de lo que esté pasando en ese momento mediante la improvisación". Refiriéndose con esto a que no siempre es la misma interpretación de las piezas, las cuales varían en las versiones que están grabadas en Chilacantongo y las que tocan en vivo, está tejido "todo con el hilo de la improvisación".

Con la premisa de "cualquier música cabe dentro del jazz, cualquier influencia del folclor de cualquier parte del mundo cabe dentro del jazz", Diego Franco cataloga su estilo de tocar y a Chilacantongo como "jazz contemporáneo… no por el sonido tanto, sino por la época de concepción". #Arte #Cultura Ciudad de México

Diego Franco concluye citando a su mayor influencia: "Me gustaría que mi influencia estuviera cristalizada en mi manera de tocar… el disco que me orilló al jazz se llama Giant Steps de John Coltrane", enfatizando el gran ejemplo de vida que dicho músico representa para él, pues fue un saxofonista que no sólo tocaba jazz, sino que lo vivía cada segundo de su vida. Lo cual para Diego, es su fuente de inspiración para componer la gran música que interpreta.