Hay algo innegable: el talento, la maestría y la trayectoria de Meryl Streep es señal de que existe algo bueno en una película en la que participa, es decir, ella misma.

Esta poderosa actriz tiene un punto en común en todas sus cintas (premiadas o no), la línea argumental en ellas es algo sencillo, y como dicen por ahí "lo menos es lo más". Hagan memoria, Kramer contra Kramer (1979), La Decisión de Sofía (1982), África Mía (1985), La Casa de los Espíritus (1993), Las Horas (2002), y todas las demás, parten de anécdotas nada rebuscadas que sin embargo, entre líneas, poseen complejidad debido a la toma de decisiones de los personajes. ¡Cómo una premisa simple se puede volver en una cinta memorable!

En próximos meses llegará a nuestras pantallas otra cinta protagonizada por Meryl Streep, Ricki and the Flash, donde una vez más hará gala de su inconmensurable talento.

Anuncios
Anuncios

En este caso, será Ricki Rendazzo, cantante y líder de la banda de rock The Flash, un grupo que va de gira por todo el país haciendo presentaciones en bares o en el mundo underground. Ricki se mantuvo fuera del hogar la mayor parte del tiempo, sin ser madre ni esposa convencional.

Un día estando de gira, recibe una llamada indicándole que debe regresar a casa ya que su hija Julie necesita urgentemente todo el apoyo posible, pues ha sido plantada en su boda y las actitudes de la chica son preocupantes. Así vemos a una Meryl enfundada en trajes de cuero negro, con guitarra en mano y "kilos" de maquillaje dark, tratando de entablar por primera vez un lazo maternal con Julie.

Ricki and the Flash es dirigida por Jonathan Demme, el mismo que nos ha dado joyas como El Silencio de los Inocentes (1991) y Philadelphia (1992), quien ahora escudriñara entre los esquemas cuadrados de lo que se supone debe significar una familia y la libertad de elegir lo que nos hace plenos, aunque se esté casi en la tercera edad y sufriendo del señalamiento de la sociedad.

Anuncios

Juno (2007) estelarizada por Ellen Page, fue escrita por Diablo Cody, premiada y alabada porque además de haber sido su primer guión, relata con frescura el embarazo no deseado en la adolescencia. Diablo vuelve a alentarnos con este guión que otra vez trata de cuestionar, el conservadurismo familiar en el que aún vivimos. Porque aunque hemos evolucionado pareciera que en el fondo, en pensamiento no lo hemos hecho, ¿Acaso somos unos hipócritas?

Julie desata todo, así que las acciones de Ricki son en función de su propia hija en la ficción y en la vida real. Julie es interpretada por Mamie Gummer hija de Meryl Streep, quien ha participado en series de televisión y películas en papeles muy secundarios, por ejemplo en The Good Wife (2011-2015) o en Side Effects (2013) a lado de Jude Law y Catherine Zeta-Jones. Ahora es cuando Gummer va a poder destacar como actriz,  o no, todo dependerá de ella, del nivel de entrega que haya hecho. Esto es un claro ejemplo acerca de no por ser hija de quien eres, se tendrá las puertas abiertas, hay que empezar desde abajo, forjar su propio camino y hacerse valer por méritos propios.

Anuncios

Pero el actuar junto a su propia madre que ya de por sí es una leyenda, un monstruo en escena no debe ser nada fácil.

Algunos auguran para Meryl la nominación 20 al Óscar, no sorprendería dado su nivel. Lo que en realidad se espera es una cinta entrañable, que abarque mente y corazón del público, sobre todo que cumpla con lo que promete, una historia que quede grabada en los anales de Hollywood. #Cine #Premios Oscar