Bien dice el dicho que "la basura de unos es el tesoro de otros". La verdad de este adagio aplica de manera demasiado precisa en la historia que les presentaremos; una intriga protagonizada por una despistada mujer que no supo apreciar el valor de sus pertenencias más antiguas.

Hace algunas semanas, un centro de reciclaje ubicado en Silicon Valley, California, lanzó un mensaje masivo por medio de las redes sociales en un intento por localizar a una misteriosa mujer que, sin saberlo, desechó una computadora Apple de primera generación que alcanzó un precio de U$D200 mil dólares en una subasta privada.

Desde hace algunos años, los artículos vintage y otros artefactos tecnológicos clásicos han adquirido un insuperable valor en el mercado, al grado de consolidar una industria que recauda cientos de millones de dólares cada año.

Anuncios
Anuncios

Qué enredo... Qué inconveniente, pero ¿qué fue lo que pasó?. Les contaremos todos los detalles a continuación.

De acuerdo con el testimonio de los empleados del centro de reciclaje, una mujer se presentó en el establecimiento hace un par de semanas debido a que había encontrado algunos "aparatos inservibles" en la cochera de su esposo.

Sin embargo, la hacendosa ama de casa no se tomó la molestia de revisar los artículos que pretendía lanzar al olvido y entre éstos, se encontraba una cotizada Apple I, la primera computadora fabricada por Apple y ensamblada a mano por Steve Wozniak, Ron Wayne y el mismísimo Steve Jobs en 1876.

La computadora Apple I contaba con 4KB de memoria y tenía un exorbitante precio de U$D600 dólares (alrededor de U$D5 mil dólares actuales). Tan sólo se construyeron 200 unidades.

Anuncios

No podemos culpar a la mujer por librarse de una computadora que llevaba 20 años en la cochera de su marido, pero si alguna vez llega a enterarse de lo que perdió, estamos convencidos de que sentirá una punzada en el estómago.

Victor Gichun, Vicepresidente del Centro de Reciclaje Clean Bay Area de Silicon Valley, apuntó que la desconocida descartó varias cajas de electrónicos, pero se negó a dejar información de contacto, así como a recibir un comprobante, ya que "tenía mucha prisa". Tuvieron que transcurrir semanas enteras hasta que el personal revisó la caja y encontró la fantástica Apple I.

Gichun, quien atendió a la mujer en esa ocasión, asegura que su compañía compartirá la mitad de las ganancias con ella si es que pueden localizarla. 'Para probar que se trata de ella', indicó el Vicepresidente del Centro de Reciclaje Clean Bay Area, 'sólo tengo que echarle un vistazo'. Esperamos que así sea. Buena suerte. #Internet #Tendencias