The Italian Job, Robocop, TMNT, Charlie and the Chocolate Factory y Planet of the Apes, son algunos de los intentos aborrecibles de Hollywood por hacer dinero con cintas o franquicias que alguna vez fueron exitosas. Por lo general me da igual lo que hagan con las películas, pero ahora tocó mi turno de pegar el grito en el cielo, sacar la antorcha, el trinche del granero y armar mi caravana al viejo castillo del Dr. Von Hollywood. Y el motivo de eso es el anunciado reboot de Ghostbusters.

Ghostbusters de 1984 es una cinta que llegó para quedarse y no tiene paralelo. Fue la introducción de un nuevo tipo de comedia, la comedia/horror, y contó con un reparto de actores que estaban en la cúspide de su carrera humorística.

Anuncios
Anuncios

Dan Aykroyd, Harold Ramis y Bill Murray, junto al director Ivan Reitman, tomaron una idea que desde siempre ronda entre nosotros, el hacer contacto con el más allá, y la convirtieron en un clásico del #Cine.

El éxito de la película los llevó a realizar una secuela, Ghostbusters 2, cinco años después del lanzamiento de la original. A esa cinta no le fue muy bien y aunque contó con el elenco original de la franquicia, no fue capaz de capturar ese "je ne sais quoi" y sólo los fans de hueso colorado la recordamos con cariño.

El primer problema que encuentro con el ya mencionado reboot, es el reparto. El director Paul Feig, y las actrices Melissa McCarthy y Kristen Wigg ya han trabajado juntos en la nada graciosa cinta The Bridesmaids, que es una suerte de "comedia para hombres" pero con un reparto de mujeres.

Anuncios

¿Que cuál es el problema con ésa clase de humor? Ghostbusters, su director y los actores originales manejaron una comedia sutil, de hecho cuando yo la vi de pequeño pensé que era una película de ciencia ficción y me la tomé muy en serio.

Los fans alrededor de la franquicia hemos estado esperando una tercera entrega, que con la muerte del Sr. Ramis y la posterior salida de Ivan Reitman como productor a causa de dicho deceso, se había perdido la esperanza de que se llegara a concluir. Sorpresa me llevé hace meses cuando leí rumores de que estaban preparando una película nueva, con un origen nuevo (reboot), pero con un elenco femenino. 

Antes de que me vayan a flagelar, déjenme aclarar que no me molesta el hecho de que sean mujeres las protagonistas de ésta y cualquier otra cinta; el problema está en que cuando una persona adquiere un producto dígase pequeño, como un boleto de cine, no existe un contrato compra/venta que haga que los productos sean respetados en cuanto a calidad o forma, o lo que sea, y esta bien.

Anuncios

Pero estamos hablando de que la constante compra de artículos que década tras década se han lanzado de éste producto en particular, es lo que le convirtió en franquicia y hace posible que a más de 30 años de su lanzamiento estemos hablando de una nueva producción. Y como tal, los estudios aprovechen el nombre de franquicia y hagan una película de cualquier calidad, pues como el nombre la precede, de cualquier manera asistiremos y sacarán dinero de nuestros ya adoloridos bolsillos.

Si no veremos a los doctores Stanz, Spengler, Venkman y al buen Winston Zeddemore, entonces llámenle de otra manera y ya veremos cómo les va en taquilla. Lo que parece cierto, es que la complicidad de las salas de cine con las distribuidoras de películas y el público que consume sin pedir algo más por su boleto, hace que  el negocio no se esfuerce por presentarnos historias nuevas o de alta calidad.

Cuando no haya buenas películas qué ver, ¿a quién vas a llamar? #Arte #Tendencias